Inmodiario

  • OPINIÓN

Alcobendas (Madrid).   Hemos dicho en el artículo anterior que la Reina Roja Inmobiliaria - el conjunto de las entidades financieras, grandes, pequeñas y medianas- no quiere estar acumulando “obesidad” inmobiliaria, sino que, no habiendo querido engordar, ahora lo que quiere es adelgazar, esto es, quiere desprenderse –no a cualquier precio ni en cualquier caso- de la grasa que invade sus arterias y limita la circulación de su sangre (la fluidez de su efectivo). Esto no parece muy cuestionable.

Pero también hemos dicho que para “eso tendrá que someterse a un proceso de pérdida de peso racional, sistemático y del que puedan justificarse experiencias anteriores de éxito” y que “para ello tendrá que ponerse en manos de especialistas”. Y esto si es cuestionable.

La Reina Roja Inmobiliaria puede “adelgazar” e ir perdiendo “peso” inmobiliario por varios caminos diferentes. El primero, por sus propios medios –que a veces da resultados-, un segundo, poniéndose en manos de especialistas en adelgazamiento, solución que suele tener más éxito. Incluso, a través de un tercer, método como es no ingiriendo más “grasa” de la estrictamente necesaria para la supervivencia, se puede mantener el estado de peso en el que nos hallemos.

En el caso de las Entidades de Crédito esos tres caminos también están disponibles. Hay entidades que quizás por su poca exposición a lo inmobiliario durante estos últimos años, hoy ni les sobra “grasa inmobiliaria “ni es fácil que admitan a partir de ahora más de la que pueden digerir. En este caso, manteniendo la dirección que seguían estas entidades hasta ahora, están a salvo de la “obesidad” inmobiliaria. Por eso no necesitan a nadie, más allá de sus equipos de dirección bancaria habituales. Pero como estas entidades constituyen una minoría muy escasa, no hablaremos de ellas.

Otras –la mayoría, aunque con distinto “peso”- habrán estado expuestas en exceso durante estos años a lo Inmobiliario. Y en estos casos ahora sí tienen que ser consecuentes con su estado. Pero... ¿para bajar el peso de lo inmobiliario, incluso para no seguir engordando más, qué podrían hacer, cómo podrían actuar? Pues por otros caminos diferentes tales como:

a) Hacerlo, como en el caso anterior, por medio de sus equipos de dirección bancaria habituales, a través de sus departamentos de inmuebles, y usando como comercializadores a sus sucursales, sin colaborar con agentes externos para la venta. En este caso las entidades pueden contratar laboralmente a expertos del Sector Inmobiliario para reforzar sus equipos de dirección.

Una variante de este camino es hacerlo, no a través de sus Departamentos de Inmuebles, sino a partir de las inmobiliarias asociadas o propiedad de la entidad Bancaria.

Esta situación suele corresponder a Entidades que trabajan sólas.

b) A través de equipos ajenos, externalizando total o parcialmente ese proceso de adelgazamiento, usando finalmente como comercializadores la red de sucursales de la Entidad –o grupo de entidades- También pueden recurrir a agentes externos para la venta de sus inmuebles o ambas cosas a la vez.

Esta situación puede corresponder tanto a Entidades que trabajan sólas como a aquellas iniciativas que contemplan el trabajo conjunto con varias entidades, pero lo sustancial es el recurso de las Entidades de Crédito hacia equipos externos multidisciplinares para la gestión de los inmuebles adjudicados.

Nótese, que a pesar de que el objetivo final es el mismo –reducir el peso de lo inmobiliario en la entidad bancaria y mantenerlo a un nivel bajo- los procesos señalados son muy distintos.

Del primero, el lector ya habrá oído hablar de los pocos bancos de los que se presume su minoritaria exposición hacia lo inmobiliario. Por eso nada más diremos de este proceso.

Y de los dos últimos casos –los más abundantes- hemos encontrado ejemplos muy característicos en la RED, que trataremos en sucesivas postales. (De algunos de ellos ya hemos hablamos en la serie anterior de artículos dedicada a las Superinmobiliarias.)

Hasta la próxima. ¡Siga con cuidado!

Miguel Villarroya Martín
info@inmobiliari.net