Inmodiario

  • OPINIÓN
Alcobendas.(Madrid) Cuando en la literatura empresarial se habla de La Reina Roja generalmente se refiere con ese nombre a la Reina de Corazones, personaje que aparece en unos textos de Lewis Carroll (Alicia en el País de la Maravillas y en su continuación: A través del Espejo). Generalmente se referencia junto con alguno de sus fragmentos o citas chocantes, especialmente el que ha llegado a conocerse como “el dilema de la Reina Roja” (0) . Pero yo voy a utilizarla con otro significado y lo voy a referir a la Gran Banca Española: hoy, una auténtica Reina del Ladrillo (1) con un poder real tan grande, al menos, como la Reina del cuento indicado.

La tenencia de valor real por la Banca no es de ahora, lleva siglos dictando lo que puede ser y el capitalismo sigue gozando en la actualidad de una salud de hierro (de oro), pese a quién pese y pese a la actual Recesión. Hoy está convaleciente, grave es su enfermedad pero con un pronóstico seguro de curación... Todo lo seguro que podemos estar en un mundo impredecible, pero en el que cosas tales como la muerte y el poder del dinero son cosas muy poco cuestionables.

Así que vamos a fijarnos ahora en algunos aspectos de esta nueva y terrible situación de Recesión que padecemos, en relación con los inmuebles adjudicados de la Gran Banca.

1) Si había algunos que no se lo creían o aceptaban, esta actual Crisis lo ha dejado transparente: No hay ningún poder real que se asemeje, en su capacidad de violencia, a la del dinero.

2) La duda entre la regulación del mercado o de su liberalización se ha despejado de una vez por todas: un mercado totalmente liberalizado no es un mercado libre sino un mercado salvaje. (2)

3) Ya no hay duda sobre el cambio: Todo puede cambiar radicalmente en breve tiempo y pillar entre las ruinas de lo establecido anteriormente, a cualquiera de nosotros.

4) La gran Banca permanece y se mantiene por sí misma, intervenida, ayudada o comprada por otros, hasta en esta debacle actual. Mientras miles de empresas de distinta clase pueden caer, las de ésa naturaleza casi siempre permanecen vivas bajo una forma u otra.

5) Aún con alguna baja, la gran Banca saldrá reforzada de esta Crisis. Hay noticias que ya hablan de miles de inmuebles que han sido adjudicados, o están en trámite de serlo, a la Banca a causa de impagos, insolvencias u obligaciones frente a las entidades de crédito no satisfechas por sus propietarios.

6) La Reina Roja -por el ladrillo- está engordando, legalmente, a marchas forzadas (de esto no puede ya dudarse ante la avalancha de noticias en Internet y otros Medios que dan cuenta de este nuevo –por su exagerado tamaño- hecho) de tal forma que la Banca Reina ya debe de ser la mayor propietaria de inmuebles de toda España... y si no lo es, lo será en breve. Y lo será mientras dure esta etapa de recesión salvaje que padecemos. Sobre esto parecen haber pocas discrepancias.

7) La Reina Roja inmobiliaria está engordando sin querer hacerlo. Los inmuebles son su “grasa” y como se sabe bien, al igual que para el cuerpo una cierta cantidad de grasa es vital, su exceso en cambio puede hacer peligrar su salud. Y lo mismo pasa en la Gran Banca, un cierto número de inmuebles adjudicados es bueno para élla, pero un exceso es perjudicial.

8) Por efecto de lo anterior, la Reina Roja Inmobiliaria, que sabe del peligro de la “obesidad” inmobiliaria y de sus efectos en su contabilidad, no quiere estar gorda, sino que por el contrario quiere adelgazar. Para eso sabe que tendrá que someterse a un proceso de pérdida de peso racional, sistemático y del que puedan justificarse experiencias anteriores de éxito. Para ello tendrá que ponerse en manos de especialistas.

Esta lista, que podría ser completada con otros aspectos de la realidad emergente actual, solo apunta a hechos. No hay nada personal en todo ello ni es a mi juicio moralmente reprochable, simplemente, lo que está ocurriendo es que la lógica del capital se reordena para hacer frente a la nueva situación caótica hacia la que derivamos.

Notas:
(0)Sobre el dilema de la Reina Roja hablaremos en futuras postales. Véase mientras tanto el Capítulo 2: El jardín de las flores vivientes, de A través del Espejo.
1)La expresión reina del ladrillo, referida a la Banca la he encontrado en: http://www.laverdad.es/murcia/20090209/economia/banca-reina- ladrillo-tras-20090209.html
(2)La expresión: “un mercado liberalizado no es un mercado libre sino un mercado salvaje” se la leí al ex-presidente del Colegio de APIS de Madrid, don Prudencio Gómez Moraleda, hace nos seis años.
(3)La imagen de esta postal pertenece al servidor de imágenes www.clipart.com al que está suscrito mi sitio www.inmobiliari.net

Miguel Villarroya Martín
info@inmobiliari.net