Inmodiario

  • OPINIÓN

Alcobendas (Madrid).   En muy diferentes medios se ha publicado estas semanas la creación de distintas sociedades de gestión inmobiliaria, de origen bancario, que se van a dedicar a la comercialización de sus propias bolsas de inmuebles. Bolsas propias significa aquí inmuebles que las entidades de crédito poseen provenientes de sus deudores, generalmente personas físicas que solicitaron préstamos hipotecarios y empresas que no pudieron transmitir a clientes particulares sus promociones, además de otros inmuebles provenientes de distintas fuentes.

Eso –como tantas otras cosas de la actual Recesión- no es nuevo pues los Departamentos de Inmuebles en los Bancos existen desde hace mucho y la comercialización de los bienes adquiridos en épocas de Crisis era una necesidad evidente estos. Lo que es nuevo en esta iniciativa actual son dos cosas distintas:

a) Que el Volumen de las Bolsas de Inmuebles será enorme... y

b) que esta comercialización de Bienes tiende a agruparse, es decir, que vienen a ser superbolsas provenientes de distintas entidades financieras y que serán manejadas por un solo operador. En las crisis pasadas las entidades vendían separadamente y en ésta, parte de las entidades –las más vivas- derivarán sus inmuebles hacia un sola estructura societaria la cual se encargará de la gestión total de los inmuebles adjudicados. Esta es la gran diferencia.

Este aspecto, por el que elementos que antes trabajaban independientemente y que, a partir de un momento dado, se ponen a trabajar agrupadamente es una característica de la Acción de Conjunto que aparece en los Sistemas abiertos como son las Organizaciones, lo que aventura un éxito importante a la idea en cuanto los elementos “sueltos” empiecen a interactuar entre ellos. Estoy seguro que tras un cierto caos –desorden- emergerá una nueva estructura de éxito, pues así ocurre en todos los Sistemas Complejos.

Véase por ejemplo – entre muchas otras- la noticia publicada en la página 20 del periódico CINCO DÍAS del día 08/03/2009 , titulada “Las Cajas crean una sociedad para ahorrar capital” y también el artículo publicado por nosotros en este mismo diario bajo el título de Días de Gloria: Una reunión importante para lo Inmobiliario .

Es evidente que iniciativas de esta clase no serán únicas y que en el mercado próximo -¿después del verano?- aparecerán varias de estas “superinmobiliarias”.

Las agencias Inmobiliarias de cualquier procedencia (APIS, asociados empresariales a la patronal AEGI, otros asociados a organizaciones profesionales tales como Expertos Inmobiliarios, Expertos Técnicos Inmobiliarios, GIPES, etc.,) y otros protagonistas del mercado actual deberían tomar nota que ésta –y el resto de noticias acerca de otras sociedades Inmobiliarias Bancarias- no son una noticia más. Estos nuevos competidores, se llamen como se llamen e indiquen lo que indiquen sus departamentos de prensa, son unos competidores formidables y su presencia alterará el mercado de la intermediación profundamente – de ahí que las incluyamos en el conjunto de atractores de la nueva dinámica del mercado- Nada va a ser igual a partir de ahora, también a causa de este hecho.