Inmodiario

La situación actual, con la reactivación de la economía y el mercado inmobiliario volviendo a registrar cifras similares a las de antes de la pandemia, aparece como un gran momento en el que apostar por la compraventa de viviendas en España.

Lola Alcover, secretaria general del Consejo General de COAPI de España, recomienda planificar bien todas las operaciones de compra de inmuebles e invertir, siempre que sea posible, en grandes capitales, donde los altos precios del alquiler permitirán al propietario recuperar mucho más rápido el desembolso inicial.

El mercado inmobiliario español está en alza. Después de un duro 2020 marcado por la irrupción de la pandemia del coronavirus, la economía se reactivó en 2021. Uno de los principales motivos fue el buen momento del sector inmobiliario, que tanto en alquiler como en compraventa volvió a registrar cifras previas a la COVID-19. Bajo este pretexto, y con previsiones positivas de cara a 2022, es más importante que nunca planificar bien todas las operaciones de compraventa para rentabilizar lo antes posible la inversión realizada.

La secretaria general del Consejo General de los COAPI, Lola Alcover, explica que, a la hora de comprar una vivienda, son numerosos los factores que entran en juego, sin embargo, hay tres de "mayor relevancia". El primero de ellos es definir cuáles son las necesidades reales del comprador, entre las que se encuentran la tipología del inmueble, la situación del mismo o las prestaciones que ofrece. Luego es importante otorgar el mismo valor a las posibilidades económicas de las que se dispone, tanto para el desembolso inicial como para el endeudamiento, que es aconsejable que nunca comprometa más del 30% de los ingresos.

"Habrá que verificar minuciosamente que responden a los requisitos establecidos y también que reúnen todas las necesarias condiciones de seguridad jurídica, algo muy importante si no queremos arriesgarnos a desagradables y problemáticas sorpresas de última hora", añade la experta.

¿Qué ciudades son más interesantes para la inversión?

"Si lo que se busca es adquirir como inversión para poner la vivienda en el mercado del alquiler y obtener la mayor rentabilidad posible", explica Alcover, "habrá que situarse en aquellas zonas con rangos de precios más altos en cuanto al arrendamiento se refiere".

En este perfil entran regiones como Barcelona, Madrid, el País Vasco, las Islas Baleares, Málaga y Sevilla. Dentro de las mismas, las zonas céntricas del casco urbano son las que suelen tener las ratios de alquiler más altos. "Aunque, por supuesto, no se puede obviar el dato de que en estas zonas el precio de venta de las viviendas es de los más elevados, con lo cual la inversión inicial a realizar será de mayor envergadura", advierte.

Previsión y planificación, factores claves para la compra de inmuebles

A la hora de planificar una inversión, la experta recuerda la importancia de calcular el valor real del inmueble, es decir, el valor que el mercado está dispuesto a pagar a día de hoy por esa finca en ese mismo lugar.

"Para conocer el valor real de la vivienda que nos interesa, o bien realizamos por nuestros medios un estudio de mercado que nos arroje la cifra que necesitamos saber, o bien nos ponemos en manos de un profesional experto en la materia, conocedor del estado del mercado en cada momento, y nadie mejor capacitado para ello que un Agente de la Propiedad Inmobiliaria", continúa.

En lo que respecta a previsiones, será determinante también averiguar si el precio del suelo variará en los próximos años para saber si la inversión ganará valor en el futuro.

"Sobre esos parámetros, y sabiéndolos manejar con la pericia requerida para realizar un estudio fiable de futuros, podemos obtener un pronóstico sobre la evolución en precio que puede llegar a tener el inmueble en el que se proyecta invertir", detalla.

A pesar de esto, Alcover hace hincapié en que siempre se ha de tener en cuenta el "factor de incertidumbre", ya que difícilmente se cumplirán siempre todos los puntos de las previsiones y no entrarán en juego otras circunstancias que no hayan sido consideradas.