Inmodiario

Joven y ahorrador: así es el perfil de comprador de viviendas cooperativas en España

De acuerdo a los datos del LACOOP, dos de cada tres jóvenes buscan una vivienda en cooperativa, ya que suponen hasta un 20% más de ahorro respecto a la compraventa habitual.

Las viviendas cooperativas son "inmuebles a precio de coste" construidos por una asociación de personas sin ánimo de lucro, por lo que el coste es menor, además de poder beneficiarse de una serie de beneficios fiscales, explica Lola Alcover, secretaria del Consejo General de COAPI de España.

¿Se puede acceder a una compra de un inmueble de obra nueva por un precio más asequible? Si, si se accede a la compraventa de viviendas de cooperativas. Esta alternativa a la compra tradicional, más atractiva desde el punto de vista económico, se está convirtiendo en tendencia para los jóvenes compradores, de acuerdo a los datos ofrecidos por LACOOP.

"La compraventa de viviendas cooperativas ofrecen mejores condiciones fiscales que la compraventa habitual", apunta Lola Alcover, secretaria general del Consejo General de los COAPI. En concreto, la Confederación de Cooperativas de Viviendas de España (CONCOVI) reúne a 2.700 cooperativas de viviendas en toda España.

La experta explica que una cooperativa es "una sociedad sin ánimo de lucro que construye hogares a precio de coste", por lo que en el proceso de compraventa se prescinde de la figura de promotor de la vivienda. "Al prescindir del promotor, la vivienda es más asequible, porque se elimina su parte del beneficio, ya que la cooperativa no tiene ganancia", señala.

Fruto de esta configuración, las cooperativas de vivienda se benefician de una serie de ventajas fiscales, como un tipo impositivo del 20% en el Impuesto de Sociedades, bonificaciones del 95% en el Impuesto de Actividades Económicas y exención de pago del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Además, el socio cooperativista "puede desgravarse sus aportaciones económicas a cuenta de su vivienda en la Declaración de la Renta", explica Alcover. Estos beneficios fiscales hacen que "sea una opción interesante a explorar", de acuerdo a la experta, a la hora de buscar vivienda.

Así, de acuerdo a LACOOP, dos de cada tres jóvenes que buscan vivienda buscan una vivienda cooperativa, gracias al 20% de ahorro que supone, según los datos del portal de búsqueda de vivienda.

¿Cómo se forma una cooperativa?

Alcover apunta que cuando se forma una cooperativa, esta asociación de personas hace la función de promotora de las viviendas, de modo que "el socio es promotor y adjudicatario del inmueble al mismo tiempo".

De este modo, las viviendas cooperativas son "inmuebles a precio de coste" construidos por una asociación de personas sin ánimo de lucro, que tendrán obligación de participar en las reuniones y el derecho a tomar las decisiones conjuntamente. Las viviendas cooperativas son, por lo tanto, inmuebles de obra nueva, una modalidad de vivienda que tras la pandemia se demanda cada vez más.

A partir de esta formación, cada comunidad autónoma tiene su propio régimen de cooperativas, aunque por lo general se deben formar una Asamblea General, Consejo Rector e Interventor.

¿Cuándo conviene?

Alcover señala que, a pesar de los amplios beneficios que ofrece la compra de vivienda de cooperativas, también existen una serie de inconvenientes que pueden concurrir.

"Hay que tener presente que gestionar una cooperativa de viviendas es complicado y requiere tanto dedicación como conocimientos en diferentes materias", señala la experta, quien resalta que cuando se entra en una cooperativa de viviendas, también se adquieren una serie de responsabilidades.

Por ello, Alcover recomienda que se contrate la figura de un gestor especializado, ya que la mayoría de las personas no tienen el conocimiento necesario para afrontar estas gestiones. "Aunque suponga un pequeño incremento en el coste, siempre aportará seguridad y garantías en el éxito de la empresa", señala.

Además, de este modo también se miran más de cerca las cuestiones legales de la propia cooperativa. "Es muy necesario tener más que contrastadas las garantías jurídicas que la cooperativa ofrece, para evitar sorpresas desagradables y perjuicios económicos", apunta.

Por otro lado, la experta advierte de que la falta de promotor, a pesar de abaratar el precio del inmueble, puede convertirse en un inconveniente si hay imprevistos en las obras. "Puesto que no se parte de una cifra cerrada, cualquier problema en la edificación tiene que ser asumido por los propios cooperativistas", añade.

Por ello, Alcover considera que "tomando todas estas garantías", adquirir una vivienda cooperativa "tiene un enorme potencial" y puede ser muy beneficioso para el comprador.