Inmodiario

El mercado inmobiliario español vivirá durante la desescalada un periodo de reactivación paulatina en el que los fondos, family offices e inversores privados con liquidez van a acaparar la mayor parte de las operaciones en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, San Sebastián y Baleares, principalmente.

El verano generará movimiento por el cierre de negocios y la apertura de otros. Se dispara el interés inversor para la compra de hoteles, edificios y locales prime, con presupuestos a partir del millón de euros para locales y de más de 20 millones para hoteles y edificios prime. "En estos momentos no hay chollos, pero es posible que los haya en unos meses", avisa Laborde Marcet.

¿Quién comprará activos inmobiliarios los próximos meses dada la situación de incertidumbre que vivimos y a qué precio? Según los datos recabados durante las últimas semanas por la consultora inmobiliaria Laborde Marcet, los fondos, family offices e inversores privados van a ser protagonistas y están más activos que nunca en su búsqueda de oportunidades de inversión para tratar de mermar al máximo el impacto de la crisis del COVID-19 adquiriendo bienes inmuebles con rebajas de alrededor del 20% en el medio plazo.

En este sentido, el mercado inmobiliario español vivirá durante la desescalada un periodo de reactivación paulatina en el que los players con liquidez van a acaparar la mayor parte de las operaciones en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, San Sebastián y Baleares, principalmente. El final de la cuarentena llevará a una reactivación progresiva y generará movimiento directamente relacionado al cierre de negocios y la apertura de nuevos establecimientos. Así, en esta fase inicial de la desescalada ya se están registrando un incremento del interés inversor para la compra de hoteles, edificios y locales prime con presupuestos de a partir del millón de euros para activos de retail y que superan los 20 millones para la compra de hoteles y edificios en zonas prime.

"Ahora quien se mueva más y mejor se llevará el gato al agua. Las crisis siempre traen oportunidades a los que cuentan con músculo financiero y están mejor posicionados, por lo que los fondos y family offices son los que más nos muestran su interés en estos momentos. Los activos en zona prime no van a bajar apenas de precio salvo en aquellos casos puntuales en los que el propietario necesite vender sí o sí, pero es lógico que aparezcan oportunistas", señala Miquel Laborde, socio fundador de Laborde Marcet.

Por su parte, Gerard Marcet, socio fundador, apela al optimismo y a la paciencia: "Hay muchos inversores con dinero en una posición de stand-by, esperando tener un poco más de visibilidad para actuar. En estos momentos no hay chollos, pues los propietarios están a la espera de las novedades normativas, administrativas y sanitarias. Por eso a los clientes les recomendamos que negocien con sus inquilinos y aguanten todo lo posible".

En el segmento retail, los inversores inmobiliarios han puesto el foco en la adquisición de locales comerciales ubicados en zonas prime debido a las oportunidades y bajadas de precios que está generando la crisis del COVID-19. Los ejes comerciales secundarios serán los más afectados, mientras que en las arterias prime no habrá mucho cambio, pues las grandes marcas tienen mayor margen de maniobra para aguantar la caída drástica de ingresos de estos meses. En los centros comerciales tampoco se espera mucho movimiento, pues son espacios ocupados en su mayoría por grandes marcas que, a lo sumo, tratarán de aplazar rentas o realizar pequeñas renegociaciones.