Inmodiario

La crisis ha acelerado la búsqueda de fórmulas de omnicanalidad perfecta, como la creación de zonas clic&collect.

Los parques de medianas van a salir reforzados de la situación al estar alejados de los núcleos urbanos, contar con parking gratuito y tiendas más grandes.

Lo supermercados demuestran su resiliencia como activo de inversión en momentos críticos.

Recuperar la confianza de los consumidores en el sector retail es clave en el corto y medio plazo, por lo que los centros comerciales tienen que esforzarse en transmitir la imagen de que representan un entorno seguro para ir de compras. Esta es la principal conclusión extraída de la nueva edición de SavillsTalks at Home, en la que destacados expertos han debatido sobre el cambio de paradigma que se producirá en el sector retail tras a pandemia.

Esta sesión ha sido moderada por Luis Espadas, Executive Director, Head of Retail de Savills Aguirre Newman, y en sus intervenciones los ponentes han coincidido en que el Covid-19 ha acelerado el cambio de tendencia que ya se estaba gestando en los centros comerciales, cuya transformación va a incidir, sobre todo, en la tecnología aplicada en los propios centros comerciales como, por ejemplo, el uso generalizado del pago mediante contact less. La disyuntiva, según los expertos, consiste en saber diferenciar entre los cambios puntuales y los estructurales.

Durante el encuentro, los ponentes han coincidido en que el ocio seguirá siendo un vector clave en España para el posicionamiento de los centros comerciales, que se adaptarán a las exigencias de los nuevos tiempos, logrando que la visita de los consumidores sea lo más cómoda posible dadas las circunstancias.

Además, el aumento generalizado del comercio online durante el periodo de cuarentena ha acelerado la tendencia hacia la búsqueda de soluciones de omnicanalidad perfecta que soporten los márgenes de la logística. Comprar online y recoger en tienda es, para los expertos, la solución más eficaz mediante la creación de zonas clic&collect en los centros comerciales, en las que se pueda recoger pedidos de todas las tiendas. Sin embargo, esta omnicanalidad representa un reto en el ámbito legal para propietarios y arrendatarios, que tendrán que redefinir su estrategia mediante trabajo colaborativo para lograr los objetivos de ambos, de modo que el servicio prestado incremente los márgenes de beneficio para el operador.

Con respecto al segmento de las tiendas high street, si bien es verdad que los pequeños comercios que se beneficiaban del turismo o de los eventos deportivos van a sufrir por un tiempo, podrán recuperarse en el medio plazo, dado que los fundamentales de ubicación y diversidad de la oferta se mantienen.

En cuanto a supermercados e hipermercados, se trata de un subsector muy resiliente, que ha sido capaz de aumentar el volumen de ventas en tiempos de crisis, enfrentándose a problemas de logística y condiciones de sanidad muy estrictas para sus trabajadores. Probablemente se registren operaciones de inversión en este tipo de activo este año.

Por otro lado, los parques de medianas van a salir reforzados al contar con parking gratuito, tiendas más grandes y al exigir menos contacto físico por estar alejados de los núcleos urbanos. En este sentido, urbanismo y flexibilidad tendrán que ir de la mano, ya que la crisis ha acelerado la tendencia del cambio de usos. La implementación de la tecnología permite perder menos tiempo en desplazamientos y atascos mediante la habilitación de zonas de coworking en centros comerciales periféricos y ciudades dormitorio. Facilitar el cambio de uso es fundamental para atender a una nueva demanda de hábitos de vida.

Los expertos han señalado que tanto propietarios como arrendatarios han sido capaces de adaptarse a la situación de manera muy ágil, por lo que en el medio plazo los nuevos contratos regularán de una forma más concreta los protocolos de actuación en supuestos de crisis sanitarias de gran magnitud. Habrá que esperar para ver cómo se verán afectadas otras cláusulas, como el peso de la renta fija y variable.

No obstante, en el sector retail asistiremos a un desfase entre la oferta y la demanda, lo que conllevará a una bajada de volumen de inversión para el sector. Se va a trabajar mucho en la refinanciación con las entidades financieras, que cuentan con mucha liquidez en España y seguirán apoyando el proceso de recuperación hasta final de año. Los ponentes han coincido en que los tipos de interés van a seguir bajos durante mucho tiempo y el principal beneficiario será la tipología de capital long term.