Inmodiario

La constructora Global Projects califica como "incompatible" la ejecución de una obra con el correcto cumplimiento de las medidas de prevención marcadas por el Ministerio de Sanidad. Además, recuerda que "el sector de la construcción no ofrece, en estos momentos, un servicio de primera necesidad para la sociedad española, salvo en casos de seguridad".

Global Projects se alinea así con la postura adoptada por múltiples organismos del sector, entre los que figuran el Colegio de Arquitectos de Catalunya (COAC) y el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Barcelona.

El estado de alarma decretado por el Gobierno no ha significado la paralización de proyectos de construcción y reformas. Si bien en estos días el sector ha registrado un notable descenso en su actividad, lo cierto es que se siguen realizando obras en España, algo que resulta incompatible con el correcto cumplimiento de las medidas de prevención marcadas desde el Ministerio de Sanidad.El sector de la construcción no ofrece, en momentos, un servicio de primera necesidad para la sociedad española, salvo en aquellos casos en los que esté en juego la seguridad de las personas, la constructora Global Projects solicita al Gobierno de España y al resto de autoridades competentes la puesta en marcha de nuevas medidas políticas específicas para paliar el impacto de la crisis del Covid-19 en el sector de la construcción.Partiendo de la premisa de que el sector de la construcción no ofrece, en estos

Carles Rodríguez, CEO de Global Projects, subraya que "la paralización de las obras durante el periodo en el que se prolongue el estado de alarma es imprescindible en estos momentos, así como la inclusión de medidas económicas dirigidas a las empresas afectadas que permitan compensar las pérdidas laborales de esta paralización de la actividad. Si no contenemos la propagación del virus, esta crisis nos afectará más que en el caso de seguir trabajando".

En este sentido, Global Projects se alinea así con la postura adoptada por múltiples organismos del sector, entre los que figuran el Colegio de Arquitectos de Catalunya (COAC) y el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Barcelona, sobre la imposibilidad de mantener la distancia mínima de seguridad entre las personas y de cumplir con la circulación por las vías o espacios públicos de manera individual durante el desempeño de la actividad.