Inmodiario

Hasta el momento no se han producido cambios destacables en el contenido de los anuncios inmobiliarios, siendo los portales en estos momentos el canal más utilizado para la búsqueda de vivienda y la principal fuente de información para conocer la situación actual de la oferta.

Ferran Font: "Cuanto más dure la situación de excepción, más se debilitará la demanda, a la par que aumentará el deseo de venta de la oferta, por lo que la adaptación de los precios a una nueva situación será de mayor calado".

Según las previsiones de pisos.com, el mes de marzo del 2020 debía seguir la tónica del mismo mes del año pasado. Esto significa que, a día de hoy, hay un volumen de más de 42.000 compras de vivienda y de 3.800 millones de euros concedidos vía hipotecas que están expuestos a la crisis del Covid-19.

El estado de alarma decretado por el Gobierno ha generado cambios evidentes en el modus vivendi de la sociedad y en las necesidades de la demanda inmobiliaria. En los últimos días se ha registrado un cambio notable en el comportamiento de los usuarios en Internet tanto por el interés mediático que genera la crisis del Covid-19 como por la necesidad de la población de permanecer en casa, factores que fomentan una escalada en la actividad online de la demanda inmobiliaria a partir del uso de los portales para conocer la situación actual de la oferta.

En este sentido, pisos.com prevé que tanto el tráfico como el consumo de productos y servicios online aumenten en los próximos días, en cuanto la población se haya adaptado a esta nueva situación. Respecto a los anuncios inmobiliarios, hasta el momento no se han producido cambios destacables en el contenido ni en los precios publicados. Si bien los precios ya venían ralentizándose desde el pasado 2019, la mayor o menor necesidad del mercado de acelerar las ventas dependerá de la duración de la parálisis.

Ferran Font, director de Estudios de pisos.com, hace el siguiente análisis de la coyuntura actual: "Cuanto más dure la situación de excepción, más se debilitará la demanda, a la par que aumentará el deseo de venta de la oferta, por lo que la adaptación de los precios a una nueva situación será de mayor calado. No obstante, a diferencia de la crisis que provocó la 'burbuja' inmobiliaria, actualmente estamos viviendo una situación coyuntural que durará unas semanas. Este hecho, junto con las medidas de importante alcance que están tomando las administraciones y los bancos centrales a nivel mundial para paliar el impacto en la industria y el consumo, hacen prever que la caída no va a ser como la que se acabó dando en 2008".

La crisis del Covid-19 retrasará hasta 2023 la subida del Euribor a tasas positivas

Como ya avanzó pisos.com hace tres semanas, el impacto del Covid-19 también tendrá influencia en el mercado hipotecario, llegando a generar un retraso de hasta un año en el cambio a tasas positivas del Euribor, que hasta ahora estaba previsto para 2022. Así pues, el índice al que están referenciadas la gran mayoría de las hipotecas en España no volvería a cifras positivas hasta el 2023, lo que a su vez provocará nuevos abaratamientos de las hipotecas firmadas a tipo variable. Ferran Font recomienda "no caer en el alarmismo y evitar tomar conclusiones y decisiones precipitadas, pues el dinero siempre es miedoso, por lo que la economía se ve afectada por cualquier factor desestabilizador".