Inmodiario

El incremento de la morosidad dejará en el mercado un stock de créditos de dudoso cobro de más de 200.000 millones de euros, una cifra similar a la de 2008.

El sector del servicing inmobiliario en España está liderado actualmente por seis grandes players que gestionan el 66% de las carteras de activos.

Las posibles fusiones bancarias de 2020 podrían desembocar en una mayor concentración de los servicers en los próximos años. Así lo ha asegurado el socio de Servicios Financieros y Real Estate de la consultora de negocio Axis Corporate, José Masip, en la inauguración del Congreso Nacional de Servicing Inmobiliario 2020 que ha comenzado este martes.

"Las entidades bancarias se fusionan, y ello provocará que el mercado de las NPLs se unifique en unos pocos players, por lo que la administración del portfolio conllevará una mayor concentración y búsqueda de sinergias en menos operadores", ha destacado José Masip, en referencia a la fusión de CaixaBank y Bankia y las que puedan producirse en los próximos meses.

El principal factor a tener en cuenta es que, debido a la crisis derivada de la pandemia covid-19, la tasa de morosidad podría rondar el 15% a finales de año. Ello dejará en el mercado un stock de NPLs (Non Performing Loans) de más de 200.000 millones de euros, una cifra similar a la de 2008, según el Observatorio Inmobiliario Assets Under Management, que este año suma la cuarta edición.

De acuerdo al experto de Axis Corporate, "la escalabilidad y portfolio hace que estos activos los puedan gestionar grandes servicers como los que hay actualmente en el mercado". Para ello, en búsqueda de una mayor rentabilidad por el continúo stress en los márgenes, las compañías del sector "deberán utilizar más innovación y digitalización, como el uso del geomarketing, el big data, la inteligencia artificial y la automatización".

La previsión es que en el sector inmobiliario se produzca una venta masiva de carteras de préstamos fallidos garantizados con hipotecas o NPLs durante el último trimestre de 2020 y principios de 2021. "Durante los próximos años, hasta 2023, algunos contratos de 2013 y 2014 volverán a estar en la palestra y a renegociarse más orientados a interceder en partes de la cadena de valor y en la consecución de resultados", es decir, enfocados a optimizar los costes y los procesos asociados a negocio con el objetivo de recuperarse lo antes posible y obtener más eficiencia que ofrezca mayores márgenes y beneficios a corto plazo.

El último Observatorio Inmobiliario de Axis Corporate reflejaba que los servicers son gestores cada vez más multicliente, lo que les ha permitido un crecimiento mayor en cuanto a la gestión de activos en los últimos años. Hasta 2019, el sector del servicing inmobiliario estaba principalmente liderado por seis grandes players que gestionaban un alto porcentaje de las carteras de activos en España, concretamente el 66%. Hoy en día, el mercado está haciendo hueco a nuevos players de menor tamaño que están empezando a tener relevancia dentro del sector, aunque la tendencia del sector bancario "va a conllevar que algunos contratos puedan sufrir modificaciones que impliquen fusiones también en este sector".

El alquiler, el valor refugio que ha elevado el stock

Otra de las principales consecuencias de la crisis sanitaria y el confinamiento en España ha sido el elevado stock que existe en el mercado del alquiler. Esto se ha debido a tres factores: el alquiler turístico que se ha convertido en residencial, la falta de liquidez de algunos propietarios, que han empezado a alquilar sus inmuebles, y la gran rentabilidad que ofrece como valor refugio frente a otros productos de inversión. Pese a que el alza de la morosidad se ha disparado del 5% al 15%, las rentabilidades del alquiler están en torno al 11% y 12%.

El único punto negativo en este sentido se lo pueden llevar las socimis, ya que muchas de ellas están enfocadas sólo al alquiler de centros comerciales, oficinas o locales en zonas prime, que es donde sí están bajando los precios. En base a los últimos movimientos del mercado, se preveía que para 2020 se sumasen al parqué entre 20 y 25 nuevas socimis, de las que prácticamente el 50% se incorporarán a Euronext en vez del MAB, algo que se podría haber visto afectado por el impacto de la covid-19 en sus cuentas de resultados.