Inmodiario

El próximo 5 de marzo tendrá lugar el Día Mundial de la Eficiencia Energética, una celebración que invita a la reflexión sobre la necesidad de utilizar la energía de forma eficiente. Por desgracia y según los datos que maneja el comparador Acierto.com, la eficiencia energética continúa siendo una de las asignaturas pendientes de los españoles.

Así, la investigación desvela que 8 de cada 10 edificios son deficientes energéticamente hablando. Una cuestión que no podemos perder de vista, sobre todo si tenemos en cuenta que los edificios generan entre el 25% y el 35% de las emisiones. La antigüedad del parque de viviendas español influye en gran medida: más de la mitad supera los 40 años de edad. Las medidas gubernamentales y las ayudas públicas son fundamentales.

Sin embargo, los ciudadanos también tienen mucho por hacer. Los principales problemas están relacionados con el desconocimiento de la normativa en materia de certificación energética y ahorro; así como con la falta de concienciación en general.

7 de cada 10 propietarios no están dispuestos a optimizar su consumo

Respecto al certificado energético de la vivienda, la encuesta revela un gran desconocimiento por parte de los propietarios. De hecho -y aunque en los inmuebles de alquiler existe mayor concienciación-, son muchos los propietarios que ignoran que necesitan el certificado hasta la firma de contrato.

El mayor desconocimiento tiene que ver con la obligación de mostrar la etiqueta energética en el anuncio de la vivienda. No hacerlo puede acarrear una sanción de 300 euros. En cualquier caso, la calificación energética de la vivienda es el factor que menos influye en la decisión de compra o alquiler de la misma. Sin embargo, elegir una vivienda u otra puede suponer hasta un 40% de ahorro de energía, con el consiguiente ahorro económico.

Otro de los grandes ignorados -por 3 de cada 5 propietarios- es la obligación del Informe de Evaluación del Edificio (para viviendas de más de 50 años). Y a pesar de la importancia de la conservación del edificio, solo el 40% estaría dispuesto a invertir para mejorar las condiciones del mismo.

Pero la falta de concienciación va más allá: 7 de cada 10 encuestados no estaría dispuesto a optimizar el consumo, ni siquiera para adelgazar su factura energética.

Cómo obtener el certificado energético

Algunas aseguradoras como MAPFRE dan acceso a sus clientes a un servicio de asesoramiento adicional. En este caso a través de Multimap. Esta compañía forma parte del grupo y cuenta con un servicio de eficiencia energética específico, más económico para los asegurados y con la garantía de la aseguradora. La evaluación es gratuita, pero el cliente debe abonar la emisión del certificado.

Mutua Madrileña ofrece un servicio muy parecido a través de su plataforma MMHogar te ayuda, que cuenta con una amplia red de profesionales y empresas de certificación energética. El servicio, de nuevo, no es gratuito, pero sí el asesoramiento.

Hasta 2.0000 euros al año por cuidar del medioambiente

La falta de concienciación, por desgracia, no atañe únicamente a la certificación energética, sino a un amplio abanico de cuestiones medioambientales. A 8 de cada 10 consumidores no les importa en absoluto si los productos que compran son respetuosos con el medioambiente o no. El precio sigue siendo el atributo más valorado.

Lo paradójico del caso es que cuidar del medioambiente podría ahorrarnos hasta 2.000 euros al año. Hablamos de renovar los viejos electrodomésticos, lavar la ropa a 40 grados en lugar de a 60, ajustar la temperatura del frigorífico, instalar aireadores de grifos y duchas -reduce el consumo a la mitad-, y optar por bombillas de bajo consumo. Apostar por el aislamiento para evitar pérdidas es otro punto clave.

El comparador de seguros, además, recomienda comparar entre las diferentes tarifas de energía para ver cuál es la que mejor se ajusta a nuestras necesidades. "En este ámbito, igual que en el de los seguros, es fundamental comparar tarifas energéticas", comenta Carlos Brüggemann, cofundador de Acierto.com.

"Revisar las condiciones que ofrecen las compañías, elegir un plan que se adapte a nuestros horarios y necesidades constituyen acciones imprescindibles", afirma. Contratar un seguro de hogar que cubra los electrodomésticos en caso de avería por un fallo eléctrico, por ejemplo, es otra manera de ahorrar.

Volviendo a la falta de concienciación de los españoles, los datos desvelan que casi el 35% de los participantes del estudio no reciclan. ¿Su justificación? La falta de espacio para separar los residuos. No obstante, el papel y el vidrio son los que más tiempo almacenamos en casa. Este primero es el que más reciclamos (85%).