Inmodiario

Así lo confirma el informe 'Global Real Estate Transparency Index 2020' elaborado por la consultora inmobiliaria JLL y el fondo de inversión LaSalle Investment Management.

En concreto, España repite en la decimonovena posición en la última edición del ranking de transparencia impulsada, principalmente, por sus índices de rendimiento, el gobierno corporativo de sus empresas inmobiliarias cotizadas, la transparencia de los procesos de transacción y la sostenibilidad.

El top 5 de la clasificación lo componen: Reino Unido, EE.UU., Australia, Francia y Canadá.

JLL y LaSalle Investment Management sitúan al mercado inmobiliario español entre los 20 más transparentes del mundo. En concreto, nuestro mercado ocupa la decimonovena posición, dentro de la categoría de 'transparente', en la undécima versión de un listado global que abarca un centenar de países.

El 'Global Real Estate Transparency Index' (GRETI) es el estudio de referencia a nivel mundial en relación a la transparencia de los mercados inmobiliario. Con publicación bianual, su última edición ha incluido el análisis de 99 países y regiones, así como 163 ciudades y sus zonas de influencia. En esta actualización, se han tenido en cuenta 210 distintos elementos para determinar el nivel de opacidad del listado.

España se sitúa entre los países transparentes en un ranking con las categorías: 'Muy Transparente', 'Transparente', 'Semi-Transparente', 'Poco Transparente' y 'Opaco'. Su consolidación se ve asentada por la facilidad del mercado en el impulso de la sostenibilidad (9º puesto en el subíndice), la claridad de sus índices de rendimiento (17º), las políticas de gobierno corporativo de sus inmobiliarias cotizadas (19º) y los procesos de transacción (8º). Asimismo, el español se sitúa como el décimo octavo por implantación de 'proptech' o nuevas tecnologías específicas para el sector, así como como de herramientas digitales o técnicas de 'Big Data'.

Sergio Fernandes, director de inversores de JLL España, destacó: "la consolidación del mercado español en el ranking, como un país transparente, permite atraer al creciente número de inversores interesados en el sector inmobiliario, que imponen unos requisitos de transparencia y sostenibilidad en sus estrategias. Una menor opacidad es clave para la creación de un entorno inmobiliario sano y esperamos que el impulso de las nuevas tecnologías acelerará la transparencia del mercado".

Una de las principales conclusiones que arroja el informe es la constatación del avance general de la transparencia en los mercados inmobiliarios del mundo. Tanto es así, que un 70% de los países han registrado una mejora de su puntuación (entre ellos España) aunque, destaca el estudio, a muchos reguladores les cuesta mantener el paso de este progreso.

Asimismo, el informe recoge la evolución de los principales actores de los mercados en su incorporación de políticas para el fomento de la sostenibilidad, el cuidado del medioambiente y el buen gobierno corporativo. Muestra de ello es la implantación de certificados de sostenibilidad como un requisito básico en los países que se sitúan en las partes más altas de la tabla.

El auge de las nuevas tecnologías, las plataformas de economía compartida, el acceso de datos y las nuevas herramientas destacan, también, pos su influencia en el auge de la transparencia de los mercados en los países. Una tendencia que no se limita a la parte alta de la tabla, sino que se repite en diferentes geografías.

En relación a la influencia del COVID-19, el informe cerró sus datos en marzo de 2020, por lo que no se recoge su influencia en materias de regulación. Sin embargo, el estudio destaca la oportunidad que las medidas implantadas para evitar la propagación del virus suponen una oportunidad para la creación de marcos regulatorios efectivos en tiempo récord, como se ha venido produciendo. Asimismo, destaca la mayor concienciación en términos de bienestar en el espacio de trabajo y en las condiciones de los inmuebles que ha repuntado como consecuencia de la epidemia.