Inmodiario

La compañía ha elaborado una serie de consejos para aprovechar al máximo el descanso del trabajo, aunque no se haya planificado ningún viaje.

Algunos de estos consejos son olvidarse del despertador, aprovechar las zonas comunes del edificio o redescubrir la ciudad donde se reside y su gastronomía.

Ante este verano tan atípico, con muchas incertidumbres en el horizonte, son muchas las personas que no han podido o no han querido planificar un viaje fuera de su ciudad. Teniendo esto en cuenta, los expertos de Vía Célere, promotora especializada en el desarrollo, inversión y gestión de activos inmobiliarios, han elaborado una breve guía con diez consejos para aprovechar al máximo esta modalidad de vacaciones:

1.Olvidarse del despertador: Pasar las vacaciones en casa es una buena oportunidad para despertarse sin alarma y dormir todas esas horas de más que suele pedir el cuerpo pero que los trabajos no permiten.

2.Disfruta de la ciudad: Que no se haya planificado un viaje no significa que no se pueda hacer turismo. Agosto es un mes perfecto para redescubrir la ciudad en la que se reside y sus alrededores, así como para hacer entre semana esas excursiones que siempre se aplazan por falta de tiempo.

3.Experimenta con la gastronomía: Buscar nuevos restaurantes y bares en la ciudad es una de las mejores cosas que se pueden hacer en agosto, ya que el número de gente que permanece en ella disminuye (salvo en las zonas costeras). Pero en caso de no querer salir de casa, siempre se puede pedir a domicilio o incluso experimentar con nuevas recetas en la cocina.

4.Salir a la naturaleza: Independientemente de la ciudad en la que se viva, siempre hay cerca alguna zona natural de la que disfrutar o por la que hacer senderismo. En algunos casos, en los días más calurosos, incluso se puede aprovechar para darse un baño en un lago o un río.

5.La piscina es clave: En caso de disponer de piscina en casa, o en el edificio, nada impide a sus residentes tener una experiencia similar a la de un hotel de verano, tomando el sol mientras se lee un libro y dándose un baño tanto por la mañana como por la tarde. Aunque no se viaje, se puede volver moreno al trabajo.

6.Practicar deporte: En caso de que se disponga de instalaciones deportivas en el propio edificio, como en el caso de las promociones de Vía Célere, es un buen momento para comenzar hábitos saludables y volver del periodo de descanso más en forma y con hábitos más saludables. Es un buen momento para nadar, ir al gimnasio o jugar al pádel. Eso sí, hay que tener cuidado con las horas de más calor.

7.Planes con amigos y familia: El hecho de que no se haya planificado un viaje también puede implicar una buena oportunidad para reconectar con los amigos o la familia que también hayan permanecido en la ciudad. La sala social-gourmet de Vía Célere es un escenario perfecto para estar reuniones. Además, en caso de que vivan fuera, pueden quedarse a dormir en la Guest House que ofrece la promotora.

8.Un día de spa: Algunas promociones de Vía Célere cuentan con este servicio entre sus zonas comunes. Sin embargo, aunque no se disponga de él, se puede organizar una experiencia relajante en la bañera de casa con sales de baño y unas velas aromáticas.

9.Ponerse al día con las series y películas: A menudo ocurre que el día a día no deja seguir todas las películas y series que apetece ver. Por ese motivo, unas vacaciones en casa es un momento perfecto para retomar todas las ficciones que, o bien no se han empezado, o se han dejado a medias. Y todavía puede ser más especial si puedes verlas en una sala de cine como la de alguna de las promociones de Vía Célere.

10.Pasar tiempo con los niños: En caso de tener hijos, el verano es siempre un momento perfecto para conectar con ellos, jugar y divertirse en familia, especialmente sin el estrés de estar pendientes de todos los detalles que implica la planificación de un viaje.