Inmodiario

La obra nueva vuelve a estar en el punto de mira de los compradores y el mercado trata de dar respuesta a sus expectativas. Prueba de ello es el parque inmobiliario presentado en la última edición de SIMA: 20.000 viviendas, de las cuales un 95% fueron ofertadas sobre plano.

Entre enero y septiembre de este año, los visados autorizados de obra nueva para viviendas en España alcanzaron las 81.957 unidades, casi un 9% más que en 2018 (75.299), según reflejan los datos del Ministerio de Fomento. La construcción de inmuebles nuevos no ha dejado de aumentar desde el inicio de la recuperación inmobiliaria en 2014. Aun así, los expertos mantienen que sigue siendo insuficiente para cubrir una demanda estimada de entre 120.000 y 150.000 unidades anuales que confirma APCE (Asociación de Promotores Constructores de España) que existe.

A pesar de esta demanda, existen obstáculos como la escasez de suelo urbanizable, la burocracia administrativa, que ralentiza la concesión de permisos, o algunas intervenciones municipales concretas, que están frenando la promoción de nuevos proyectos e incrementando el precio de los existentes.

Para profundizar en esta situación, Instituto de Valoraciones ha analizado cuáles son las claves del renovado interés de los compradores por las edificaciones de nueva construcción.

-Obra nueva como solución a la escasez de oferta de viviendas en las zonas urbanas

En España, el 80% de la población vive en zonas urbanas, y cada vez en mayor proporción en las grandes ciudades. La España Vaciada, es un caso que está impulsando a los habitantes de las provincias con menor densidad de población, como Soria, Zamora o Teruel, a moverse hacia las ciudades urbanas que ofrecen más servicios cercanos como colegios, centros sanitarios y como no, posibilidades de empleo. En Zamora, por ejemplo, en los últimos 10 años la población no ha parado de descender, pasando de 197.221 habitantes en 2008 a 174.549 en 2018, lo que refleja una disminución de más del 11,5% de la población, según datos del INE. Así, cuantos más habitantes hay en las grandes ciudades, mayor es la demanda de viviendas y -ante la limitada oferta de segunda mano - crece también el interés de la vivienda nueva en estos enclaves.

Esto se nota especialmente en algunas localizaciones del país como Madrid, Barcelona, Málaga, Alicante y Vizcaya, que son, entre otras, las que están impulsando este sector de la vivienda de obra nueva, con el 51,6% de las construcciones iniciadas en 2018. El ejemplo más evidente es el de Madrid, que, con una demanda anual estimada de 20.000 inmuebles, los proyectos en marcha apenas superan las 13.000 edificaciones y tan solo 2.000 están todavía a la venta.

-Mayor concienciación medioambiental

Los consumidores actuales han evolucionado y tienen características y necesidades propias, acordes con su forma de vida y con sus preferencias. Hoy en día, a la hora de elegir vivienda se tienen en cuenta factores ligados a la economía doméstica pero también al respeto por el medioambiente como son la sostenibilidad y el ahorro energético. Los procesos de construcción y los materiales son más sostenibles y las casas son más eficientes, llegando a reducir hasta un 80% el consumo energético y en un 40% la demanda de agua. En este sentido, el futuro está marcado por la normativa europea Energy Performance of Buildings Directive, que establece que, para finales de 2020, todos los nuevos edificios deberán tener un consumo energético prácticamente nulo.

Siguiendo esta línea, uno de los motivos que está inclinando la balanza hacia esta clase de edificaciones, es que un porcentaje cada vez más alto incorpora tecnología domótica (más difícil y costosa de instalar en viviendas ya construidas) que permite, además de reducir el consumo energético, mejorar la seguridad y gestionar elementos como la climatización, la iluminación o el control del agua.

-Nuevas necesidades del hogar: piscina, garaje, zonas infantiles, etc.

Por otra parte, en España existe un parque automovilístico de unos 30 millones de coches. Prácticamente todas las familias disponen de un vehículo y, en muchos casos, de dos o más. Ante esta realidad, la adquisición de una o varias plazas de garaje junto con la casa, se vuelve cada vez más indispensable. Otros espacios que han pasado a ser más relevantes en los últimos años y más decisivos a la hora de adquirir una vivienda son el trastero, las zonas infantiles, deportivas o la piscina.

-La forma de pago, una gran ventaja en el momento de la adquisición.

Las viviendas de segunda mano se mantienen como las más vendidas por su menor precio y por su amplia oferta. Sin embargo, las edificaciones nuevas, especialmente las que se comercializan sobre plano, conquistan a los compradores por las facilidades de pago que ofrecen. Algunas promotoras tienen acuerdos económicos con los bancos pudiendo ofrecer hasta un 100% de la financiación y no tener que contar con grandes ahorros. A esto se suma que ofrecen una mayor flexibilidad de que sean personalizadas desde el inicio, en vez de tener que acometer reformas posteriores que conllevan tiempo e inconvenientes en el día a día.