Inmodiario

Ni por libertad ni por movilidad geográfica: los jóvenes españoles viven de alquiler porque no se pueden permitir una vivienda en propiedad. Lo ha reconocido más del 60% de los millennials que actualmente vive de alquiler en un estudio realizado por pisos.com por su décimo aniversario1.

El portal inmobiliario ha preguntado a los españoles por sus preferencias a la hora de alquilar o hipotecarse. Cuántos viven de alquiler y cuántos se hipotecan, o cómo ha cambiado su opinión acerca de una y otra fórmula son solo algunos de los interrogantes que ha despejado la web. En concreto, el informe se ha centrado en la óptica de los hombres y mujeres de dos generaciones: millennials, que representan cerca del 30% de la población, con más de 12,5 millones de españoles; y baby boomers, que son el 18%, más de 8,3 millones2.

"La postura frente a la propiedad y el alquiler apenas ha cambiado, a pesar de que hay quien opine lo contrario". Es el argumento de Ferran Font, director de Estudios de pisos.com. El experto afirma que "el alquiler se deshecha cuando se tienen el ahorro y la solvencia para poder comprar". En cierto modo, el portavoz del portal inmobiliario alude a ese "cambio cultural" que ha tratado de alzar al arrendamiento: "Vivir de alquiler es una opción complemente válida y digna, pero la mayoría preferiría invertir en patrimonio cada mes en vez de solo pagar por un bien", estima el directivo.

Alquiler por necesidad y propiedad por seguridad

En España, la mayoría de los jóvenes vive de alquiler (50%) o está hipotecado (30%), aunque también hay quien no paga nada por su vivienda (20%). Esta última es, precisamente, la situación más frecuente entre los mayores de 55 años: más del 61% no paga por la casa en la que vive porque ya la ha pagado íntegramente o porque la heredó o se la cedieron. Los que lo hacen están, en su mayoría, hipotecados (28%) y solo un 11% vive de alquiler.

Más del 60% de los arrendatarios millennials reconocen que es lo único que se pueden permitir, aunque también hay quien señala las posibilidades de la movilidad geográfica (23%), la flexibilidad (11%) y la libertad (10%). La necesidad también es el motivo más citado por el escaso 11% de baby boomers que viven de alquiler, aunque también recalcan otros factores como poder ahorrar (26%) o librarse de pagar algunos impuestos o servicios (24%).

La seguridad es una de las principales razones para tener una vivienda en propiedad independientemente de la edad, tal y como reconocen el 40% de los jóvenes y el 30% de los mayores. Sin embargo, los primeros destacan más el hecho de que con la hipoteca pagan igual o menos que de alquiler, y los segundos que es la opción que mejor se adapta a sus necesidades. Sin embargo, en lo que respecta a las estadísticas oficial del INE sobre hipotecas, la concesión se ha frenado3, pasando de más de 800.000 a menos de la mitad en la última década, aunque se ha registrado un crecimiento del 73% en 2018 respecto a mínimos de 2013.

Las opiniones de ambas generaciones se mantienen bastante estables, aunque los millennials reconocen estar algo más a favor que antes del alquiler, justo al revés que los baby boomers, y más en contra de las hipotecas. No obstante, más del 10% de los jóvenes sigue considerando el alquiler como una forma de "tirar el dinero". Esto explicaría que, desde 2008, el número de compraventas haya bajado un 1% según el INE4.

Ellos son propietarios, ellas viven de alquiler

En cuanto al sexo, mientras que los hombres viven, en su mayoría, hipotecados (34% vs. 24% de las mujeres), ellas viven de alquiler (37% vs. 25% de ellos). En cuanto a los motivos, ellos se muestran más prácticos y ellas más emocionales. Los hombres que han comprado una casa lo han hecho porque les cuesta igual o menos que el alquiler (37,5%), razón que cita solo un 11% de las mujeres. Ellas hablan más de la seguridad que les proporciona el hecho de tener una casa en propiedad (22% mujeres vs. 18% hombres). Otro dato curioso: cerca de un 9% de los propietarios que son hombres no se ha ni planteado por qué tienen una hipoteca.

En el caso del alquiler se observan menos diferencias salvo en el caso de la movilidad geográfica, que se plantean más ellos que ellas (37% vs. 14%). Por lo demás, exponen motivos como que es lo que se pueden permitir con sus ingresos, aunque en el caso de las mujeres, el porcentaje de las que dicen que les gustaría ser propietarias y no pueden por motivos económicos es algo mayor (43% de mujeres vs. 37% de hombres).

Según pisos.com, el precio del alquiler ha subido un 25% entre 2009 y 2019. La falta de ahorros de los jóvenes para acceder a una hipoteca y la precariedad salarial harán que el parque de viviendas en propiedad y alquiler se vaya equilibrando. Según datos de Eurostat5, en España, el número de propietarios ha descendido del 80,6% en 2007 al 77,1% en 2017, mientras que los inquilinos han aumentado, pasando del 19,4% al 22,9%.

Referencias

1 Cómo hemos cambiado... de vivienda. Informe elaborado por pisos.com. 2019.

2 Estadística del Padrón Continuo. Instituto Nacional de Estadística. 2008-2018.

3 Estadística de Hipotecas. Instituto Nacional de Estadística. 2008-2018.

4 Estadística de Transmisiones de Derechos de la Propiedad. Instituto Nacional de Estadística. 2008-2018.

5 Eurostat. Estadísticas sobre vivienda. 2017.