Inmodiario

Nuevo informe estadístico mensual en materia de vivienda ofrecida por el Instituto Nacional de Estadística. El organismo oficial arroja luz sobre el mercado hipotecario español y aporta datos nacionales sobre la firma de contratos hipotecarios registrada durante el mes de agosto, la cual registró una caída drástica de un 29,9% interanual y la más baja en cualquier mes desde octubre de 2016.

Desde el portal inmobiliario pisos.com, su director de Estudios, Ferran Font, considera que las cifras que arroja este nuevo informe "siguen mostrando la irregularidad de esta estadística, y después de un mes de julio con un crecimiento de dos dígitos, registran una caída que roza el 30%, significando la peor comparación interanual desde febrero 2014. Estos datos vienen a confirmar lo que ya anticipaban los datos compraventas del mismo mes del propio INE, donde se registró una caída igual de llamativa. Por el contrario, las hipotecas concedidas durante los últimos 12 meses acumulados siguen creciendo respecto al año pasado, si bien en este mes ese crecimiento se ha reducido a la mitad".

Territorialmente las comunidades donde se han concedido un mayor número de créditos han sido las que habitualmente lideran esta estadística: Andalucía, Catalunya y Madrid, que superan las 3.000 hipotecas en agosto. La caída respecto al año pasado afecta de manera muy importante a todos los territorios, pero lo hace de manera desigual. Por la parte positiva destaca Murcia, que sólo cae un 2%, mientras por otro lado en Extremadura y La Rioja se han concedido menos de la mitad de hipotecas que el año pasado. En aquellos territorios que lideran la actividad, la Comunidad Valenciana no llega a los dos dígitos de caída, Catalunya no llega al 20% mientras Madrid y Andalucía superan claramente el 30% de caída interanual.

El director de Estudios de pisos.com lo resume así: "La entrada en vigor de la Ley Hipotecaria en junio ha condicionado muy claramente la actividad del sector y, especialmente, la concesión hipotecaria. Con estos datos, que son de hipotecas inscritas en el registro en agosto pero constituidas en meses anteriores, se cierra un periodo estival convulso con las caídas de junio y agosto. Factores como la ralentización económica o la parálisis política en España están afectando de manera clara al sector, que necesita de estabilidad para afrontar los retos que tiene por delante".