Inmodiario

La vivienda sigue siendo el producto más rentable con respecto a la oferta actual de productos financieros. Así lo afirma José Masip, Socio de Servicios Financieros y Real Estate de Axis Corporate, en la ponencia de apertura del 1º Congreso Nacional de Servicing Inmobiliario, celebrado en Madrid. Pese a la no gobernabilidad de España durante los últimos meses, Masip considera que "la economía española resiste a la desaceleración gracias al gasto público, el empleo y la construcción".

Es justamente en Madrid, Baleares y Barcelona dónde más cara está la vivienda, según la 3ª edición del Observatorio Assets Under Management de Axis Corporate. Además, respecto a 2014, los alquileres se han encarecido espectacularmente al subir un 38,6% en Baleares, 37,2% en Madrid y el 31,8% en Cataluña. Asimismo, y según las conclusiones que se extraen del Observatorio de Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento, el precio del alquiler de una vivienda media subió a 819 euros en Madrid y 769 en Barcelona.

No obstante, José Masip destaca que "se espera que a medio plazo esta situación se regularice, pero hasta entonces, la tendencia del precio del alquiler continuará en la misma senda o se verá incrementada en segundas y terceras coronas". Además, en 2013 el esfuerzo financiero para alquilar era del 23,5%, mientras que en la actualidad es del 33,6%; es decir, un aumento de más de 10 puntos, cercano al límite saludable del 35%, destacando que en algunas ciudades como Hong Kong, México o Shanghái llegan incluso a superar el 60%. Adicionalmente, la tasa de esfuerzo de los españoles para comprar una vivienda ha disminuido 2 puntos, del 27,8% al 25,1%.

La preferencia por la compra de vivienda es mayoritaria en España, ya que 8 de cada 10 españoles confiesa que elegiría comprar una vivienda propia antes que arrendar. Solo uno de ellos escogería vivir de alquiler como opción habitacional, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del mes de junio de 2019. Esta tendencia se contrapone a la media europea, en la que los habitantes de países como Francia, el Reino Unido o Alemania tienen hasta un 10% menos de viviendas en propiedad respecto a nuestro país. Uno de los motivos se debe a la imposibilidad por parte de los jóvenes y rentas bajas a acceso a una vivienda, y más con la nueva ley hipotecaria que conllevará estudios de solvencia más exigentes por parte de las entidades financieras. También hay otros factores como la poca tasa de ahorro actual de los españoles y al arraigo cultural que alquilar permite más libertad y flexibilidad, además del saldo migratorio positivo y ascendente que se espera en los próximos años.

Los retos del sector inmobiliario

Respecto al servicing inmobiliario, para Axis Corporate existe una presión clara en la reducción de márgenes que obligará a las compañías operantes a una redefinición del modelo de negocio. "Necesitaran más eficiencia y especialización", puntualiza Masip. A corto plazo, aspectos como el big data, la automatización de los procesos, el geomarketing y la inteligencia artificial permitirán dar una respuesta más personal y ágil para ofrecer un valor diferencial.