Inmodiario

El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia señala el aumento de extranjeros que compran vivienda como inversión y el incremento de compradores de viviendas nuevas

Los jóvenes de entre 30 y 40 años que buscan una primera vivienda y los inversores que apuestan por el ladrillo como alternativa a los productos financieros son los perfiles mayoritarios del comprador de vivienda actual en la provincia de Valencia. El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia ha detectado que estos dos colectivos son los mayores demandantes de vivienda en la actual situación del mercado, a lo que hay que sumar un creciente número de personas que buscan adquirir una vivienda de reposición con la finalización de varias promociones de obra nueva.

El portavoz del COAPI de Valencia, Vicente Díez, destaca que uno de los colectivos que más demanda vivienda son las familias jóvenes que afrontan la compra de su primer hogar, "aunque se encuentran con el escollo de que necesitan un elevado nivel de ahorros para afrontar los gastos y la parte del precio que no financia el banco". Díez apunta que las personas de menos de treinta años tienen muy difícil el acceso a la vivienda por la precariedad de los sueldos y reclama ventajas fiscales para ayudar en la parte de los gastos.

"El Impuesto de Transmisiones tiene un tipo del 10% en la Comunidad Valenciana, lo que supone un mínimo de 15.000 euros, ya que el precio de las viviendas suele partir desde 150.000 euros. Mientras, hay regiones como la Comunidad de Madrid que tienen este tributo al 6%, lo que supone una clara ventaja para los ciudadanos madrileños", explica. Por ello, los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia proponen que se establezca un tipo reducido en este impuesto para los compradores que tienen más dificultades para adquirir una vivienda, o la posibilidad de que el pago de este impuesto se puede fraccionar en cinco o diez años.

El segundo tipo de comprador más habitual en las agencias inmobiliarias valencianas es de perfil inversor, que puede ser nacional o extranjero. Se trata de un tipo de comprador que había crecido mucho en años anteriores pero cuya demanda se ha estabilizado en los últimos meses debido al continuo aumento del precio de la vivienda. "A pesar de ello, la vivienda ofrece rentabilidades superiores al 5% en Valencia en muchos casos, una cifra muy superior a la que ofrecen la mayoría de inversiones financieras en este momento, por lo que sigue siendo un producto atractivo", señala Díez. Además, pone de relieve que las agencias están recibiendo a muchos extranjeros que adquieren una segunda residencia en la ciudad de Valencia y zonas de costa a la que dan un uso mixto: viven en ella dos o tres meses y el resto del año las ponen en alquiler.

Finalmente, un tercer grupo de compradores que está cobrando más importancia en los últimos meses son los propietarios que han adquirido pisos sobre plano, que realizan una compra de reposición. "Hablamos de personas con más de 40 años que quieren una vivienda de mayor calidad que la que pudieron comprar como primera vivienda. Este perfil va a más por las promociones que comenzaron a construirse hace un par de años y que están empezando a entregarse ahora. Este perfil ha estadio estancando durante diez años por el parón de la construcción y ahora vuelve al mercado con fuerza", explica el portavoz del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Valencia.