Vía Célere

PATROCINA
Inmodiario

ASPRIMA y SIMA han organizado la Conferencia Inmobiliaria de Madrid 2019 que, en su sesión inaugural, ha contado con la presencia de Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de ASPRIMA y CEO de Vía Célere, Antonio González-Noaín, presidente de Planner Exhibitions, y Juan Fernández-Aceytuno, consejero delegado de ST Sociedad de Tasación.

En la mesa de debate, Propuestas para el acceso a la vivienda en alquiler y en compra, Juan Antonio Módenes, doctor en Geografía, profesor titular del Departamento de Geografía de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) e investigador asociado en el Centro de Estudios Demográficos, ha subrayado durante su ponencia que, si los jóvenes madrileños se emancipasen al mismo nivel que los que viven en Francia, podría haber en esta Autonomía 400.000 hogares más.

Esta es una de las principales conclusiones de una proyección estadística que ha llevado a cabo este académico, que ha añadido que, si la Comunidad de Madrid fuese acercándose de manera paulatina al comportamiento de Francia y se adoptaran medidas dirigidas a fomentar un mayor acceso de los jóvenes a la vivienda, en las próximas cuatro décadas se podría generar una actividad de, al menos, 40.000 hogares al año en la región.

Actualmente, la edad de emancipación de los jóvenes españoles se sitúa 29,5 años, mientras que en Francia los jóvenes constituyen su primer hogar al cumplir 23,7 años de media, según los datos oficiales de Eurostat.

En este sentido, la última Encuesta Continua de Hogares pone de manifiesto que el 53,1% de los jóvenes entre 25 y 29 años vivía con sus padres o con alguno de ellos en 2018. Este porcentaje, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), ha crecido 4,6 puntos en los cinco últimos años. Por sexo, el porcentaje de no emancipados fue del 60,5 % en los hombres y del 45,6 % en las mujeres.

Juan Antonio Módenes ha analizado, durante su intervención, la repercusión que los cambios en la pirámide poblacional pueden suponer de cara a las necesidades de vivienda. Así ha subrayado que la tardía emancipación y el aumento del envejecimiento derivan en una menor creación de hogares y una mayor disolución de los mismos.

En este sentido, ha concluido subrayando que estos datos revelan el potencial que tienen tanto para la economía como para los jóvenes aquellas medidas que vayan dirigidas a facilitar el acceso de estos a la vivienda y a adelantar su edad de emancipación, que es una de las más altas de nuestro entorno.

Por su parte, el presidente de ASPRIMA y consejero delegado de Vía Célere, Juan Antonio Gómez-Pintado, ha señalado que para favorecer el acceso de las generaciones más jóvenes a la vivienda es necesario desarrollar marcos normativos estables y perdurables como única hoja de ruta acertada para atender a sus necesidades. Además, ha añadido que la ausencia de políticas que favorezcan la oferta de vivienda social es otra de las grandes barreras que dificulta a los jóvenes poder adquirir una vivienda. En este sentido, Gómez-Pintado ha incidido en el desarrollo de fórmulas que favorezcan el alquiler y, sobre todo, políticas que incrementen la oferta de vivienda social, a través de la colaboración público-privada e incentivos fiscales, como medidas de imperiosa necesidad que todos los actores implicados deben tener en cuenta.

En este sentido, durante su intervención en la Conferencia Inmobiliaria, Gómez-Pintado ha insistido en que es fundamental la flexibilización de la regulación para poder dar respuesta de forma adecuada y ágil a las necesidades y tendencias, por ejemplo el cohousing, que plantea la sociedad actual. En este sentido, el presidente de ASPRIMA se ha referido a los jóvenes de manera particular y ha señalado que "son necesarios cambios normativos que puedan tener un acceso real a la vivienda en alquiler".