Inmodiario

El proptech lleva casi 20 años en nuestras vidas. La tecnología aplicada al sector inmobiliario comenzó con los portales virtuales donde anunciar la venta de un piso y actualmente sus aplicaciones son casi innumerables. Las inmobiliarias online son unos de estos servicios que el proptech nos ha traído y que en España ha aumentado en los últimos dos años. La automatización de algunos de los pasos ha permitido la rebaja de sus honorarios y la agilización del proceso. Además, su nuevo modelo a la carta nos permite contratar solamente aquellos servicios que realmente necesitamos.

Honorarios fijos e independientes del inmueble

Uno de los aspectos más característicos de las agencias proptech (y más diferenciador con respecto a las inmobiliarias tradicionales) es la forma de la que se cobran los honorarios. Mientras que el pago de un porcentaje sobre el precio de venta siempre ha sido la forma de pago más común en este tipo de transacciones, las inmobiliarias online apuestan por una comisión fija que no variará de acuerdo con el coste del inmueble.

Así, mientras que las comisiones más comunes rondaban entre el 3% y el 7%, con este tipo de agencias online el coste ronda ente los 1.000 y los 7.000 euros por la venta. Esta diferencia variará según el paquete de servicios elegido y el plan de pago, explican desde el comparador HelpMyCash.com.

Por ejemplo, teniendo en cuenta la horquilla de precios antes mencionada, por un piso con un precio de venta de 200.000 euros, al venderlo a través de una agencia online pagaríamos entre 1.000 y 7.000 euros y con una inmobiliaria tradicional pagaríamos entre 6.000 y 14.000 euros de comisión.

Elegir qué servicios queremos y cuáles no

Su otro rasgo diferenciador son los paquetes de servicios que ofrecen. Este tipo de empresas cuentan con un paquete básico donde se incluyen los servicios imprescindibles para ayudarnos con la venta de nuestra casa como puede ser la tasación, la publicidad o la negociación con los posibles compradores.

En cambio, incluyen otros paquetes de contratación opcional con otros servicios que, si lo deseamos, podríamos realizar nosotros como la gestión de toda la documentación para la firma ante notario o realizar las visitas de compradores interesados.

De esta manera, si preferimos desentendernos de la venta, podremos contratar el paquete premium. Pero si no, podremos hacer nosotros mismos muchos de los pasos para la venta y evitar así pagar por ellos con el paquete básico.

Entonces ¿es mejor una inmobiliaria online que una tradicional?

Depende. Aunque su método de trabajo varía, ambas tienen un mismo fin: ayudarnos a vender nuestra vivienda. Lo mejor para decidirnos siempre será comparar varias alternativas, tanto de agencias online como tradicionales, para conocer los precios y servicios que nos ofrecen.

Además, también hay que tener en cuenta otros factores como el agente inmobiliario que llevará la venta, los tiempos de venta o lo cómodos que estemos gestionando gran parte del proceso de manera digital.