Inmodiario

La mejora del mercado laboral en las grandes capitales, junto con la financiación y las ofertas de las promotoras, han hecho que se crezca laboralmente en el ámbito inmobiliario. A día de hoy el sector se ha vuelto muy competitivo, con lo que los perfiles tienen que ser más dinámicos, flexibles a los cambios internos y con cierta movilidad. Las empresas tienen un desafío a la hora de contratar ya que los profesionales están más cómodos y necesitan incentivos adicionales al salario para aceptar una oferta. Se buscan principalmente perfiles técnicos y de búsqueda, gestión y transformación de suelo.

Ignacio Sánchez, Manager en Robert Walters en la división de Construcción, Real Estate & Infraestructuras, nos comenta las 6 principales tendencias para el sector inmobiliario en España para el próximo año.

Un sector en gran crecimiento en Barcelona, Costa del Sol, Comunidad Valencia, Baleares y Madrid

El crecimiento inmobiliario es evidente en nuestro país, más aún cuando tanto fondos de inversión, como entidades financieras, servicers o promotoras, han concurrido en la inversión, la financiación y el desarrollo de proyectos respectivamente. En España destacan zonas en las que el desarrollo es muy evidente como Barcelona, Costa del Sol, Valencia, Baleares y, por supuesto, Madrid. Es en esta última donde se registran las mejores cifras de compraventa de toda España e inercia ascendente en los precios de su suelo, haciendo que el precio de la vivienda terminada supere con creces los 2.000€/m2 y el precio de la vivienda en alquiler esté disparado, llegando a los 19-20€/m2.

La tipología de empresas que nos podemos encontrar en el mercado inmobiliario difiere, dependiendo del escalón donde nos encontremos. Siendo principalmente empresas internacionales como fondos que invierten en real estate y empresas de comercialización o consultoras inmobilarias. Por otro lado, fundamentalmente la empresa nacional que es la dedicada a la promoción inmobiliaria y su desarrollo.

La oferta de empleo del sector inmobiliario español

La oferta de empleo en el sector crece en consonancia al crecimiento económico que se da en la zonas más dinámicas en la actualidad (Barcelona, Costa del Sol, Comunidad Valenciana, País Vasco, Baleares o Madrid...). Por el contrario, el resto de provincias no están notando el dinamismo que las señaladas por varios factores, como la falta de un tejido empresarial diverso y sólido, o el conservadurismo de las grandes promotoras a la hora de emprender en zonas más desconocidas por la falta de datos inmobiliarios tras la crisis, lo que provoca que no se note una tendencia positiva, llevando los proyectos en esas zonas desde sus headquarters. Si bien es cierto que cada vez más empresas empiezan a abrir delegaciones en zonas como Canarias o Galicia.

La mayor demanda de profesionales se debe, como es lógico, a la mejora del mercado laboral en las grandes capitales, que junto con la financiación y las ofertas de las promotoras, han hecho que se crezca laboralmente hablando en el ámbito inmobiliario, aunque lejos de las cifras de hace 10-12 años donde se visaban en toda España casi 7 veces más viviendas que ahora, lo cual hacía exponencial la demanda de profesionales.

Los puestos más ofertados por los varios actores del sector: perfiles técnicos y de gestión

Las posiciones más demandadas dentro del ámbito inmobiliario son, por un lado, los perfiles técnicos para el desarrollo de los proyectos en promoción, y, por otro lado, los perfiles de gestores, donde englobamos los gerentes o directores de promociones, además de los perfiles de búsqueda, gestión y transformación de suelo.

También se ha notado un fuerte posicionamiento de promotoras medianas y pequeñas buscando directivos para encabezar proyectos renovados. Dentro de las promotoras más grandes se tiende a la redefinición de estructuras en sus equipos directivos, también reforzándose debido a su exposición bursátil en algunos casos o a la demanda de los fondos que tienen detrás en otros. Respecto a las constructoras, los perfiles más demandados siguen siendo los de producción y gestión de proyectos, aunque sigan encontrándose con el mismo problema de falta de proveedores.

Las competencias más demandados para este sector: dinamismo, capacidad de adaptación al cambio, gestión de personas y flexibilidad

Es verdad que depende del tipo de empresa, pero el sector inmobiliario ha tornado en algo más flexible en cuanto a la tipología de perfiles que se buscan. Tradicionalmente ha sido un nicho de mercado pequeño donde casi todo el mundo se conocía, pero, una vez pasada la crisis, ciertas empresas cerraron y la nuevas que han surgido han visto que ante la imposibilidad de contratar ciertos perfiles, por sus competencias desactualizadas, se han visto obligadas a buscar perfiles diferentes. De estos, las competencias más importantes serían una buena capacidad de adaptación al cambio, hablar más de un idioma - aspecto que en el sector antiguamente no era imprescindible -, y perfiles incluso que pueden venir de constructoras u otros sectores anexos al sector promotor ya que aportan otra visión.

De hecho, en cuanto a competencias se podría resumir en una sola, y sería habilidad de adaptación al cambio. El sector se ha transformado y, tras las experiencias pasadas han dejado en la sombra a muchos profesionales que no se han sabido adaptar al entorno actual. A día de hoy el sector se ha vuelto muy competitivo, con lo que los perfiles tienen que ser más dinámicos, flexibles a los cambios internos y con cierta movilidad.

En cuanto a talento, como es lógico, no es algo que se fabrique de un día para otro y en particular en el sector promotor/constructor que no deja de ser relativamente pequeño donde los profesionales son los que son, por lo que es fundamental invertir tiempo en introducir profesionales jóvenes y talentosos que genere nuevas formas de ver las cosas. Sin embargo, muchas empresas consideran esto una pérdida de tiempo cuando, en realidad, supone garantizar talento para el futuro. Ciertas empresas promotoras y constructores tienen ya programas de talentos jóvenes que serán el futuro del sector.

Los salarios han aumentado en todo el sector hasta un 12%

El incremento salarial se ha dado durante el año 2017 y 2018 en todo el sector, tanto fondos, servicers que han necesitado montar equipos, promotoras y constructoras. La fuerte demanda ha estado provocada por un mayor acceso a la vivienda y, por tanto, la falta de recursos de empresas a la espera durante años pasados les ha hecho animarse poco a poco a crear tanto nuevas posiciones, como a cubrir bajas por salidas. Esto ha beneficiado un aumento de salarios para retener profesionales y para su contratación, porque suponía un mayor esfuerzo sacarlos de ciertas empresas. Este aumento fue del entorno del 10-12%.

A día de hoy, tras la situación coyuntural que se espera en el último trimestre del 2018 y el inicio de 2019, las empresas están a la espera y se sigue contratando aunque a un menor ritmo.

Las dificultades y el futuro del sector: paquete de beneficios además del salario

Las principales dificultades que se encuentran las empresas en la coyuntura actual es la situación más favorable en la que los profesionales que están más cómodos necesitan incentivos adicionales para aceptar una oferta más allá de la parte salarial. Tras la experiencia acumulada entrevistando a muchos perfiles del área, en el sector inmobiliario/construcción, los horarios, tipología de trabajo y proyectos diferenciadores hace que muchos de los profesionales acaben queriendo cambiar de sector en el caso más drástico, o al menos buscar un tipo de empresa donde se premie la meritocracia, un ambiente laboral más dinámico, formación, flexibilidad o conciliación familiar.

Actualmente, la mejora económica, el incremento de la competitividad y la estabilidad que ofrece España a los inversores llevará a un crecimiento de la inversión extranjera en nuestro país superior a tiempos pasados. Los sectores donde se han mostrado más activos los inversores internacionales son por ejemplo el de espacios comerciales, naves industriales y, por supuesto, residencial.

Además de todo esto, los fondos y las promotoras están apostando por la construcción industrializada, algo que revolucionará el mercado de manera muy paulatina hasta que se integre, ya que no deja de ser una cuestión cultural.

Otro aspecto a tener en cuenta es la crisis demográfica que vamos a sufrir. Antiguamente crecimos a través de la inmigración, los tipos de interés y el contexto económico, pero a día de hoy el ladrillo va a ir perdiendo importancia porque la realidad coyuntural es otra y por otro lado todavía se siguen absorbiendo los excesos del "boom" inmobiliario anterior.

De momento, los "gurús" del sector hablan todavía de 2 años muy buenos en el sector antes de que se empiece a notar una nueva desaceleración.