Inmodiario

¿Que ha pasado durante el último año en el mercado inmobiliario catalán? Según datos del Colegio de Registradores de España (actualizados hasta diciembre de 2017), analizados por la agencia inmobiliaria Monika Rüsch, empresa con más de 25 años de trayectoria en el mercado residencial de Barcelona y líder en clientes Internacionales, el número de compraventas en Cataluña subió de media un 11,2 %, porcentaje inferior al de España, donde se incrementó en un 19,8%.

En el presente estudio se analiza la evolución del precio real y del número de compraventas en las capitales catalanas y las principales ciudades de Cataluña. Si se analizan exclusivamente los datos del tercer trimestre de 2017, se puede ver que en la ciudad de Barcelona el número de compraventas ha descendido sustancialmente. Lo mismo pasa en el conjunto de España, donde el número de compraventas baja un 6,1%.

Análisis de las capitales: Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona:

En las capitales de provincia catalanas, se han incrementado las compraventas, pero a un ritmo inferior que en los trimestres anteriores.

¿A que puede deberse esta disminución del número de compraventas? Según Jordi Gruart Rüsch, director general de Monika Rüsch y economista con más de 20 años de experiencia en el mercado inmobiliario, "la ralentización ya empezó a detectarse durante el tercer trimestre de 2017, debido principalmente al incremento de los precios de venta de los últimos seis meses". En ciudades como Barcelona, durante el año 2017 los precios reales de venta han aumentado un 15,7 %, y en Lleida un 10 %. El precio medio del metro cuadrado en Cataluña es un poco superior al de la media española. Barcelona duplica ese precio medio, Girona lo iguala, mientras que Tarragona y Lleida están bastante por debajo de la media española.

Fuga de compradores a ciudades dormitorio

El precio medio de la vivienda en Sant Cugat del Vallès es de 3.295 €/m2, un 14 % inferior al de la capital catalana. Pese a esa escasa diferencia, las ventas en Sant Cugat se incrementaron en el año 2017 un 84%, frente a la disminución del -2.5% de la ciudad condal.

Esto se debe principalmente a que la gran oferta de viviendas de obra nueva existentes en Sant Cugat. "Por el mismo precio que el de un piso a reformar en el centro de Barcelona, puedes comprar un piso de obra nueva con piscina, jardín y plaza de parking en Sant Cugat, que viene a ser a Barcelona como Aravaca o Majadahonda a Madrid", explica el Sr. Gruart Rüsch. Barcelona tiene escasa posibilidad de realizar promociones de obra nueva debido a la escasez de suelo disponible.

En Badalona y L´Hospitalet los incrementos anuales de compraventas han sido del 24% y el 19% respectivamente, pero dichas poblaciones no son tan atractivas dada la escasa oferta de viviendas de Obra Nueva. Vale la pena hacer el sacrificio del cambio de población si la adquisición de la vivienda representa un cambio en la calidad de vida SUSTANCIAL para toda la familia.

¿Qué ha pasado con el resto de poblaciones importantes catalanas? Sabadell, Terrassa, Granollers, Manresa Mataró i Reus

Aquí podemos realmente apreciar una correlación directa entre el incremento de precio y el de compraventas; es decir, a menor incremento de precio, mayor crecimiento. Es el caso de Manresa, con un incremento de precios anual del 2% y de compraventas del 27,1%, y Sabadell, con un 6,4% y un 14,1% respectivamente. En cambio, Terrassa sufre un incremento de precios del 10,6 % y un incremento de operaciones de compra de tan solo el 3,4%.

Para poblaciones como Mataró o Reus, con escaso incremento de precios y escaso aumento de compraventas, sucede lo mismo que en Barcelona. Poblaciones cercanas como Llavaneras o Caldes d´Estrac, con viviendas de obra nueva y mayor calidad de vida, provocan la fuga de compradores a esas poblaciones.