Inmodiario

A partir de los datos de ventas y el análisis de mercado realizado por Aliseda Inmobiliaria, el servicer inmobiliario de referencia ha elaborado un decálogo de las tendencias para 2016:

  • Las viviendas de segunda mano, las más vendidas. Como consecuencia de la reducción del stock inmobiliario debido a la ausencia de nuevas promociones, las ventas de viviendas de segunda mano en España se imponen a las de obra nueva.
  • Los tres dormitorios seguirán siendo la estrella. Especialmente cuando hablamos de primera residencia, el comprador se decanta por este tipo de vivienda puesto que "la sensación de lujo comienza por el espacio".
  • Los extranjeros, principales compradores de segunda residencia. El interés del público extranjero por las viviendas vacacionales ha sido especialmente llamativo durante los años de crisis y sigue siéndolo en la actualidad. Un 65% de los inmuebles de segunda residencia vendidos en nuestro país tienen comprador extranjero. En cambio, si hablamos de primera residencia, el 95% de los compradores son nacionales.
  • Mayor financiación: recuperación de la demanda nacional. El mayor acceso al crédito favorece la financiación, y ha permitido que para 2016 podamos estimar un repunte del número de viviendas vendidas que se incremente un 15-20% respecto a 2015.
  • Estabilización de precios. La tendencia general es de estabilización tras años de caídas, aunque todavía hay provincias, aquellas con mayor cantidad de stock, en las que los precios continúan bajando. El precio del suelo, otro de los principales indicadores de la recuperación, crece en los principales núcleos urbanísticos como Madrid, Barcelona y Costa del Sol, y comienza a extenderse a otras zonas como Alicante, Córdoba y País Vasco entre otros.
  • España sigue siendo un país de compradores. Frente a la opción del alquiler por las ventajas que se pueden obtener en este sentido, los españoles siguen decantándose por la compra de vivienda. Es posible que en un futuro la tendencia pueda cambiar ligeramente para alinearse con corrientes europeas.
  • La vivienda, concebida como una inversión. La compra de viviendas sigue formando parte de la "filosofía de vida" del español al sentirse el propietario más protegido por la legislación actual.
  • Las grúas vuelven a las ciudades. En 2015, el número de visados de construcción ha crecido en torno al 20%, y es previsible que en 2016 se mantenga esta tendencia positiva con una importante bolsa de potenciales compradores. En vivienda nueva, la demanda podría alcanzar las 80.000-85.000 casas y en reposición la cifra podría situarse en torno a 70.000-75.000. Adicionalmente, la vivienda en costa seguirá sumando.
  • Promoción en ascenso. En comparación con los años previos a la crisis inmobiliaria, en los que los visados de obra nueva alcanzaban los 750.000 visados, las cifras actuales giran en torno a los 50.000 aunque está previsto que está cifra siga aumentando con más visados de obra nueva. Podríamos llegar a hablar de un total de 200.000 viviendas en construcción al año en un período corto de tiempo.
  • Los jóvenes, los protagonistas. El público que más afectado ha visto su acceso a la vivienda en los últimos años debido a la crisis económica han sido los jóvenes. Son ellos los que en la actualidad muestran un mayor interés por adquirir un inmueble y van a representar un papel protagonista en el sector en el futuro.

Adicionalmente, y como base para todas estas tendencias, Aliseda Inmobiliaria identifica como fundamental la necesidad de generar confianza. Javier de Oro, director de activos inmobiliarios de la compañía, explica que "el consumidor necesita confiar en el sector y será importante que los servicers inmobiliarios seamos capaces de explicar de forma transparente nuestra oferta. Pronto la venta sobre plano se irá reactivando y es básico que conozca los procesos, el producto y los trámites necesarios".