Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID. El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, respondió este jueves a las críticas que los ex ministros Pedro Solbes y Jordi Sevilla han dirigido al proyecto de Presupuestos Generales del Estado subrayando que los cambios de Gobierno son precisamente para hacer "nuevas cosas".

   "Probablemente a mí me designaron ministro de Fomento del Gobierno de España para hacer nuevas cosas porque para hacer lo mismo ya estaba mi antecesora", dijo en un almuerzo organizado por Europa Press y KPMG.

   Blanco se expresó así después de que el ex vicepresidente económico Pedro Solbes afirmara ayer que el Gobierno ha hecho las cosas que él no haría y de que el ex titular de Administraciones Públicas Jordi Sevilla haya calificado de "Frankenstein" las cuentas públicas de 2010.

   El dirigente socialista añadió después que "la gestión del vicepresidente económico fue la adecuada mientras tuvo esa responsabilidad", pero que en un momento determinado el jefe del Ejecutivo "entendió que era necesario dar un impulso y una nueva mirada que marcara sobre todo horizontes de futuro en este país". "Y para eso hizo un cambio de Gobierno, para poner el acento sobre todo en el futuro y en nuevas políticas que marcarán un nuevo tiempo", agregó.

   En la misma línea argumentó que España tiene ante sí nuevos retos a los que "hay que dar nuevas respuestas" y que esa es la política que están impulsando el Gobierno y la actual vicepresidenta económica Elena Salgado. Blanco mencionó en concreto la próxima Ley de Economía Sostenible y la necesidad de limitar en la economía española el "colesterol" del ladrillo. "A eso responden los cambios de Gobierno, a los impulsos necesarios para abrir un nuevo horizonte y una nueva etapa", remachó.

   En otro momento del coloquio, Blanco aprovechó además para ironizar sobre el hecho de que algunos miembros del equipo de 'Nueva Vía' que alzó a José Luis Rodríguez Zapatero ya han dejado de ser ministros mientras que él no lo fue hasta hace seis meses. "¡Es que si alguno no dejara de ser ministro probablemente yo no podría serlo!", exclamó.

   En este sentido, quiso insistir en que "nadie renueva a nadie", que "en democracia "los ciudadanos son los que quitan y ponen" y que es el presidente del Gobierno quien nombra a los ministros. "Uno no es ministro por méritos propios ni por currículum académico, es porque el presidente del Gobierno así lo decide", destacó.

   Así, aseguró que, cuando deje de ser ministro él estará "eternamente agradecido" a Zapatero porque le ha dado esa oportunidad entre "miles y miles" que "podrían hacerlo mejor" o igual de bien que él.

   SER CAPAZ DE DEJAR LA POLÍTICA

   Cuando llegue ese momento, añadió, tiene "muchas ambiciones y muchas pasiones". "Entre otras cosas, como soy cargo público desde que casi tenía pantalón corto porque fui senador con 26 años, quiero demostrarme a mi mismo que soy capaz de hacer más cosas que la política", aseguró.

   Tras restar importancia a los cambios ministeriales, Blanco intentó responder también a quienes hablan de falta de debate interno en el PSOE: "Antes se nos criticaba porque éramos una jaula de grillos y ahora por lo contrario", ironizó.

   Y en este punto, afirmó que lo que él prefiere es "un partido cohesionado en torno a un proyecto político, a unos valores y a un liderazgo" que, destacó, "es mayoritario en la sociedad y va a seguir siéndolo".