Inmodiario

El Área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid y ONU-Habitat han conmemorado el Día Mundial de las Ciudades, que tuvo lugar el 31 de octubre, con una jornada sobre resiliencia climática en la que expertos de distintos lugares han debatido sobre las estrategias de renaturalización para hacer frente a la desertificación de las ciudades.

La jornada ha sido inaugurada por la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que ha destacado el compromiso del Ayuntamiento para que "Madrid crezca con la naturaleza, porque es una cuestión de vida".

Villacís ha detallado el proyecto del Bosque Metropolitano, la gran infraestructura verde de 75 kilómetros que bordeará la capital y que, según ha explicado "es un sueño del que disfrutarán nuestros hijos", para lo que ha recordado, "ahora es el momento de dejar de hablar para actuar".

En este mismo aspecto coinciden desde la ONU. La organización internacional defiende que el "momento para la acción contra el cambio climático es ahora", para lo que defiende la necesidad de integrar la sostenibilidad en las políticas urbanas.

Por su parte, el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, ha cerrado la jornada insistiendo en que "ante los retos planteados en materia de desertificación tenemos dos alternativas: actuar o esperara que lo hagan otros. Y hace año y medio que tomamos, desde el Área de Desarrollo Urbano, la iniciativa política para revertir el efecto isla de calor de Madrid y evitar que sea un desierto en unas décadas".

Esta política de acción, como ha expuesto, se materializa en la estrategia 'Madrid, isla de color', una apuesta integral para transformar el espacio urbano y modernizar la ciudad a través de la renaturalización, la lucha contra el cambio climático y la mejora del medio ambiente.

'Madrid, isla de color' se concreta, según ha recordado el delegado, en "tres proyectos ambiciosos": el Bosque Metropolitano, la renaturalización del espacio público y Barrios Productores. "No pretendemos inventar nada, sino fijarnos en ejemplos que ya funcionan en otras ciudades", ha concluido Fuentes.

A lo largo de la jornada, los diferentes participantes han coincidido en la necesidad de pasar del discurso a los actos, pero basándose en datos y en informaciones claras, y en que es fundamental que administraciones, empresas y ciudadanía vayan de la mano y se impliquen en aquellos proyectos que ofrezcan soluciones orientadas a que la naturaleza tanga más peso en el desarrollo de las ciudades ya que, en definitiva, eso redunda en el beneficio de todos.

El reto de luchar contra la desertificación

El Día Mundial de las Ciudades tiene como objetivo promover el interés global hacia un urbanismo más sostenible, impulsar la cooperación entre países y ciudades para encontrar oportunidades y abordar los desafíos que plantea la urbanización. El tema elegido para el año 2021 y en el que se ha enmarcado esta jornada es 'Adaptar las Ciudades para la Resiliencia Climática'.

En el debate se ha hablado especialmente sobre la amenaza creciente de la desertificación, el proceso de degradación de las tierras en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas resultado de diversos factores climáticos y humanos.

Además, para 2030 casi el 60 % de la población mundial vivirá en zonas urbanas. Por todo ello, las ciudades no son ajenas a los retos planteados por la desertificación. Y para luchar contra este fenómeno el Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha la estrategia 'Madrid, isla de color'.