Inmodiario

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha puesto en valor la hoja de ruta trazada por su Gobierno desde el inicio de la Legislatura. Una agenda reformista que se asienta sobre tres pilares fundamentales: la estabilidad política e institucional, la simplificación normativa y la bajada progresiva de impuestos que, entre otros sectores, ha beneficiado al sector inmobiliario.

En este sentido, y al hilo de la futura Ley estatal de Vivienda, ha rechazado cualquier tipo de imposición e intervencionismo para solucionar el problema de la vivienda en España.

Asimismo, ha lamentado que el Gobierno de la Nación no haya contado para el diseño de esta norma con las comunidades autónomas ni con los ayuntamientos, que son los competentes en esta materia. "Esto sólo se puede resolver desde el consenso, el diálogo y la negociación", ha agregado. Por su parte, ha apostado por otorgar mayor seguridad jurídica a los propietarios de las viviendas frente a cualquier circunstancia.

Lo ha dicho en el marco de las XIII Jornadas de Turismo Residencial, concretamente, en el acto de entrega de los VIII Premios Andalucía Inmobiliaria, donde ha recogido en su nombre la Mención Especial 2021 por la gestión de la pandemia en el ámbito sanitario y económico. Galardón que ha hecho extensible a todo su Ejecutivo.

Allí, ha manifestado que, gracias a esa hoja de ruta puesta en marcha por su Ejecutivo, Andalucía ha pasado de estar en el penúltimo puesto en inversión extranjera a ser la tercera comunidad autónoma con mayor inversión.

Como consecuencia de esta revolución administrativa y fiscal, Andalucía ha ganado 119.000 nuevos contribuyentes que antes tributaban en otras comunidades autónomas y ha conseguido recaudar 600 millones de euros más.

Moreno, en esta línea, ha aludido a que la nueva bajada de impuestos incluye aspectos concretos que buscan impulsar el sector inmobiliario y aliviar las cargas de acceso a la vivienda. Como el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, que mejora la tarifa al unificar el tipo de gravamen general en el 7% y el 0,3% para arrendamientos. Así, ha subrayado que el tipo del 7% será de los más bajos de España, sólo por encima de Canarias y Madrid.

También Actos Jurídicos Documentados, donde el tipo general pasará a ser del 1,2%, que supone una rebaja sobre el 1,5% actual. Asimismo, se introduce una mejora de los tipos de gravamen reducido en ambos impuestos y del IRPF.

Tal y como ha trasladado el presidente andaluz, todas estas medidas son positivas para la economía andaluza, generan confianza y atraen cada vez a más inversores. De hecho, el PIB aumentó en el primer semestre un 6,1%, más que la media de España y Europa, y las exportaciones crecen el triple que la media, con el mejor julio de toda la serie histórica con casi 3.000 millones de euros, consolidando Andalucía como la segunda comunidad exportadora sólo superada por Cataluña.

Además, Andalucía ha registrado la segunda mayor bajada del desempleo interanual de la historia estadística andaluza, y en septiembre alcanzó el récord de autónomos, superando los 561.000. En este punto, ha valorado que a través de la tarifa plana para autónomos, el 90% de los autónomos que se acogieron a esta medida continúan con sus negocios dos años después y el 25% se ha convertido en una pyme dando empleo a más andaluces.

Por otro lado, ha destacado que la confianza empresarial en la comunidad autónoma se ha incrementado un 13,3% en el tercer trimestre, por encima de la media nacional. "La hoja de ruta en Andalucía es certera y va bien, para hacer de ésta una de las tierras más prósperas y locomotora de España", ha asegurado.

Además, ha aseverado que el Gobierno de Andalucía tiene previsto aprobar próximamente la nueva Ley del Suelo de Andalucía, la 'LISTA'. Una Ley que, en sí misma, es un ejemplo de simplificación al aunar en un solo texto la actual legislación y reducir un 30% los procesos administrativos. En este caso, ha puesto como ejemplo los Planes Generales, que agiliza los plazos de diez años de media a menos de dos.

En relación con esto último, ha subrayado que en Andalucía la venta de viviendas creció un 67% durante el mes de agosto y, según el INE, una de cada cinco operaciones inmobiliarias se produjo en Andalucía.

En este contexto, más de un millón de andaluces está dispuesto a cambiar de casa porque ha mejorado su economía. Para Moreno, esto es un síntoma claro de una mejora de la economía en los hogares andaluces y del aumento de la confianza empresarial en la comunidad autónoma.