Inmodiario

El Círculo de Empresarios ha presentado el Documento "El acceso a la vivienda: un problema de oferta" en el que propone medidas a corto, medio y largo plazo para solucionar uno de los principales problemas que tenemos actualmente en España.

El Círculo destaca que "ante el impacto que el coronavirus tendrá en el sector y en la economía, unido al problema de acceso de los jóvenes a la vivienda y los desincentivos a los que se enfrentan los propietarios para ofrecer nuevas viviendas en alquiler, la solución pasa por diseñar y aplicar políticas de oferta".

En la presentación, que ha tenido lugar por videoconferencia, han participado el presidente del Círculo, John de Zulueta, el presidente del Grupo de Trabajo de Economía y Unión Europea y presidente de Habitat, Juan María Nin Génova, y el responsable del Subgrupo de Trabajo de Acceso a la Vivienda y consejero delegado de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno.

La primera de las recomendaciones se centra en "ampliar la oferta de suelo para incrementar la construcción de vivienda" para lo cual "se puede desarrollar un nuevo Plan Estatal de Vivienda que actualice el Plan 20.000, incluya la movilización de suelo público y la construcción de obra nueva aumentando la oferta y generando empleo".

También se recomienda "fomentar la construcción de un parque de vivienda en alquiler asequible o subvencionado con colaboración público-privada en ciudades con demanda insatisfecha. Actualmente se destina a alquiler entre el 21-23 por ciento del parque de viviendas frente al 14 por ciento en 2008. "El objetivo sería alcanzar el 30 por ciento en línea con la media europea, lo que implicaría dos millones de nuevas viviendas en alquiler".

Es preciso asimismo "agilizar la tramitación y concesión de licencias urbanísticas utilizando las oportunidades que brinda la digitalización", así como "incrementar la seguridad jurídica de los arrendadores a través de una nueva Ley de Arrendamientos Urbanos".

En el ámbito financiero se propone, por ejemplo, "la concesión de líneas especiales de refinanciación para préstamos a promotores con menores costes de financiación o el establecimiento de garantías para el desarrollo de promociones que mejoren el riesgo de la inversión privada en alquiler residencial".

También se recomienda apoyar fiscalmente la oferta de alquiler con medidas como los "incentivos fiscales a los propietarios que pongan sus viviendas en alquiler de forma que vea reducida la carga tributaria de los rendimientos obtenidos". Y se propone equiparar al inversor institucional con el particular, eliminando trabas a la comercialización de inmuebles propiedad de entidades financieras y fondos por parte de las administraciones autonómicas y locales".

Otro aspecto importante es el "impulso de la empleabilidad de los jóvenes en desempleo a través de la creación de bolsas de empleo en el sector promotor/constructor, en colaboración con el SEPE, y del desarrollo de una FP Dual de calidad que asegure las competencias requeridas".

El Documento también hace referencia a promover políticas por el lado de la demanda y se propone, como medida fiscal de choque y de manera excepcional, sólo hasta el 31 de diciembre de 2020, la aplicación del tipo superreducido del IVA (4%) en la compra de primera vivienda, libre y de protección. Igualmente se podría considerar la reintroducción de deducciones en el IRPF en la inversión y renovación de la vivienda habitual y las destinadas a los arrendatarios".

En un horizonte más a largo plazo y tras la crisis del Covid-19, se plantea la necesidad de repensar las viviendas del futuro ante la mayor implantación del teletrabajo. Esto hace que vivir cerca del lugar de trabajo deje de ser una variable decisiva a la hora de elegir vivienda.