Inmodiario

La conselleira de Medio Ambiente, Territorio y Vivienda de la Xunta de Galicia, Ángeles Vázquez, ha solicitado a los arquitectos y aparejadores su implicación para llenar de vida y poner en valor las villas y ciudades gallegas a través de los 72 millones de euros que en el año 2021 se movilizarán en distintas líneas de actuación en materia de vivienda.

La conselleira de Medio Ambiente participó esta mañana en una webinar sobre el Pacto Social por la Vivienda, en la que estuvieron presentes cerca de un ciento de miembros del Colegio de Arquitectos y Aparejadores.

Destacó que el Pacto Social por la Vivienda es una estrategia completa y una hoja de ruta pensada para las familias y las empresas y que, en un momento como el actual, será una ayuda para impulsar la reactivación económica y social de Galicia.

Asimismo, resaltó Vázquez la importancia de este tipo de encuentros para dar a conocer la batería de medidas y herramientas que las administración ponen a disposición de la sociedad y que ahora es imprescindible que la sociedad en general las conozca, para llegar al mayor grupo de colectivos posible.

A modo de ejemplo, recordó que a lo largo de 2021 se dispondrán 28 millones de euros para facilitar el acceso a la vivienda, más de 35 millones de euros a actuaciones de rehabilitación y renovación urbanas y otros 8 millones a suelo residencial, tres de las líneas de actuación que inciden directamente en las personas.

Agradeció el apoyo del colectivo de los arquitectos, que destacaron la oportunidad que supone este Pacto como estrategia participativa para impulsar las actuaciones en materia de vivienda en la Comunidad autónoma y resaltaron la especial importancia de las políticas de rehabilitación y de regeneración urbana, no solo en el ámbito de la recuperación de inmuebles sino también de la dinamización económica y social de estos ámbitos.

Al mismo tiempo, destacaron la importancia de resaltar la calidad de la arquitectura hecha en Galicia de manera especial en las intervenciones en esta materia.

Por su parte, los aparejadores consideraron el Pacto como un gran logro de todos los intervinientes y una oportunidad para el conjunto de la sociedad gallega; y destacaron la variedad de medidas adoptadas e incluidas en el Pacto, tanto desde el punto de vista de actuación en el territorio como social. Además, mostraron su disponibilidad a seguir trabajando con la administración en la búsqueda de los objetivos definidos en el pacto.

El Pacto Social por la Vivienda es un pacto dinámico, realista y consensuado que se articula en base a cuatro líneas estratégicas y que combina medidas ya implantadas con 12 nuevas iniciativas, en las que la rehabilitación es un eje fundamental y una prioridad de Gobierno, al ser una herramienta para dinamizar el mercado y por apostar por proyectos constructivos que precisan del trabajo y de la experiencia de un colectivo profesional, como los arquitectos y los aparejadores.