Inmodiario

En la reunión mantenida entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha acordado dar un nuevo impulso a la colaboración entre las dos administraciones y avanzar en el compromiso para la regulación del mercado de alquiler.

En el marco de la nueva colaboración entre las administraciones local y estatal, uno de los primeros compromisos que se han tomado es el de recuperar el convenio interadministrativo de la capitalidad cultural y científica de Barcelona, que refuerza económicamente la cultura y la ciencia en la ciudad.

Para Colau, la cuestión de la vivienda es una prioridad, debido a la escalada de precios que está sufriendo la ciudad. "Trabajamos para el que cuanto antes se pueda plasmar un borrador para la regulación de los alquileres", ha explicado la alcaldesa.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado que su gobierno "cumplirá lo pactado" en el acuerdo de coalición con Unidas Podemos en materia de alquileres y

Aunque el presidente no lo ha especificado, el acuerdo suscrito entre el PSOE y Podemos asegura que "se impulsarán las medidas normativas necesarias para poner techo a las subidas abusivas de precios de alquiler en determinadas zonas de mercado tensionado".

Sin embargo, los socios de Gobierno han mostrado discrepancias sobre hasta qué punto debe llegar la intervención sobre la vivienda. Para Unidas Podemos, debe regularse el precio del alquiler, mientras que otros miembros del Ejecutivo, como la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, considera que esta idea no ha funcionado en las ciudades donde se ha probado.

El compromiso verbal de Sánchez es la única concreción en materia de vivienda que Colau ha obtenido, en el que sí se ha formalizado un convenio para que el Estado vuelva a financiar parte de las instituciones culturales de Barcelona.

Este pacto se reactivará la comisión entre las dos administraciones, creado en el año 2011, y la "bicapitalidad cultural" de Barcelona, lo que permitirá que el Estado inyecte fondos en equipamientos como los museos de proyección internacional o el Liceu.

Esta inversión, firmada por el ayuntamiento con el Gobierno de Zapatero en 2007, ha sido una reclamación frecuente de Colau, pues los gobiernos del PP habían incumplido el convenio. Con la llegada de Sánchez a la Moncloa, el ejecutivo barcelonés retomó la demanda, que consistirá en una aportación económica que el ayuntamiento valora en más de 25 millones de euros anuales, aunque la cifra no está pactada.

Sánchez ha destacado también la agenda de 44 puntos que trasladó a Torra. En palabras del presidente del Gobierno, estas propuestas demuestran que su propuesta de diálogo está avalada por los hechos. "Creemos que la agenda para el reencuentro es factible y es posible", ha dicho Sánchez. El jefe del Ejecutivo ha destacado además la importancia que su Gobierno quiere dar a la ciudad de Barcelona. "España necesita más motores", ha subrayado.