Inmodiario

La ministra para la Transición Ecológica en funciones, María Teresa Ribera, ha inaugurado el curso Jóvenes y cambio climático, que se desarrollará en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander del 29 al 31 de julio, en donde ha asegurado que "el gran problema es que no hay tiempo".

"El problema es que cuando uno ve el nivel de concentración de gases de efecto invernadero, su tendencia a nivel global y la incidencia que eso ya tiene, observamos cómo la pendiente de reducción de gases de efecto invernadero de aquí a 2050 es un precipicio hacia abajo. Es decir, tenemos que llegar a ser neutros climáticamente, lo que supone una reducción a prácticamente cero o incluso capacidad de absorción de la atmósfera en veinte, treinta o cuarenta años como mucho", ha advertido la ministra en funciones.

A su juicio, "es un tema moral, es un tema real, es un tema físico, es un tema de supervivencia humana y es un tema también absolutamente crítico desde el punto de vista de la supervivencia del modelo económico, industrial y productivo", ha declarado Ribera quien ha asegurado que "la energía es el núcleo central, qué consumimos y cómo producimos" y ha propuesto "agilizar los procesos de cambio desde ya".

En su intervención, la ministra para la Transición Ecológica en funciones ha considerado que las temperaturas "extremas" alcanzadas, recientemente, en buena parte de la Península genera "alertas y alarmas" porque demuestra la "gravedad" de la alteración que esto representa para "nuestro modo de vida" y al entorno físico de un planeta y una naturaleza que, durante siglos, "el hombre creyó poder aspirar a dominar".

"No hemos sido capaces de escuchar las señales de alerta que enviaban y, por tanto, el modelo de progreso, de desarrollo, de bienestar y de calidad de vida que tenemos y que hemos disfrutado hasta hoy difícilmente podría pensarse que puede seguir existiendo si mantenemos el tipo de relación que hasta ahora hemos mantenido con la naturaleza. El progreso, el desarrollo y el bienestar necesariamente o son distintos o no serán", ha afirmado la socialista quien ha criticado que "llevamos viviendo una situación de emergencia décadas y llevamos, probablemente mirando para otro lado décadas".

Además, Ribera se ha referido al término `desahucio´ para explicar la situación: "Algo parecido estamos haciendo con nuestro planeta, pero con una solución mucho más complicada. Es decir, las condiciones en las que podemos vivir en nuestra casa común están siendo alteradas de tal manera que la hipoteca que se queda para las décadas por venir nos hacen pensar que no se puedan pagar". En su opinión, "hay que evitar a toda costa el desahucio".

"Los impactos que tiene la alteración del sistema climático tiene un gran alcance y una compleja y difícil solución. Si queremos tener una capacidad de convivencia con ese cambio residual con el que todavía seguiremos conviviendo durante mucho tiempo, los términos, la profundidad del cambio al que estamos abocados en muy poco tiempo es enorme, requiere una concertación global, internacional y regional", ha señalado la ministra en funciones.

En esta línea, María Teresa Ribera ha trasladado que "es muy probable que no podamos impedir que la temperatura media global aumente, como poco, dos grados centígrados". "Esto significa que una persona nacida después de 2012 solo podrá hacer uso de un presupuesto de carbón o de 134 toneladas de CO2 frente a las 276 toneladas de CO2 de las que hemos dispuesto las personas nacidas en mi generación", ha advertido.

Por otro lado, la ministra para la Transición Ecológica en funciones ha destacado el concepto `justicia climática´ en tres sentidos: entre generaciones, entre países y dentro de nuestras fronteras. Desde su punto de vista, "la justicia climática es un concepto en proceso de construcción que tiene muchas caras, es un tema complejo pero que cada vez más aparece ante los Tribunales".

A la inauguración del curso Jóvenes y cambio climático también ha asistido el vicepresidente del Gobierno de Cantabria, Pablo Zuloaga, quien ha apostado por una "tecnología que mejore el futuro y no lo condene", así como un "aumento de la presión social" para liderar un cambio "mental".

Por su parte, la rectora de la UIMP, María Luz Morán Calvo-Sotelo, ha reconocido que "el cambio climático es uno de los retos al que nos enfrentamos la humanidad". Y la directora del encuentro, la profesora Clara Casado, ha urgido "medidas contra el cambio climático".