Canal de Contenidos 1001 Portales

PATROCINA
Inmodiario

El Gobierno de Baleares, a través de conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, ha remitido una carta al secretario de Estado de Infraestructuras, Transportes y Vivienda, Julio Gómez Pomar, en la que pide que se firme con carácter de urgencia la prórroga del convenio que permite convocar las ayudas al alquiler para 2017.

En la carta, el conseller recuerda que el Ministerio, en el transcurso de la conferencia sectorial de vivienda del pasado 16 de diciembre, comunicó la prórroga del Plan estatal de fomento del alquiler de viviendas 2013-2016 sin aceptar en dicha reunión la posibilidad de introducir cambios en las ayudas -cómo pedían las Islas Baleares-, acordando simplemente la prórroga.

Esta prórroga necesita la formalidad de la firma para poder llevar a cabo la convocatoria de las ayudas, que este año se está retrasando a la espera de la contestación del Ministerio. El pasado mes de marzo se aprobó por el consejo de ministros la cantidad asignada a cada comunidad: 5,8 millones para las Islas Baleares (una cantidad que se considera insuficiente), pero desde entonces no se ha formalizado la firma que permitiría activar la convocatoria.

Se trata de las ayudas que, con fondos estatales, tramita el Govern de las Islas Baleares y que permiten a los ciudadanos que cumplen determinados requisitos de ingresos obtener hasta 2.400 euros como ayuda para pagar alquileres de un máximo de 600 euros mensuales.

El conseller Pons recuerda en la carta que las Islas Baleares había planteado la necesidad de que se modificara este techo de los 600 euros, de manera que fuera cada Comunidad Autónoma la que lo fijara atendiendo a sus características y necesidades.

Ante la negativa del Ministerio a introducir estos cambios, el Govern balear ha decidido complementar las ayudas de alquiler estatales con una línea que se financiará con fondos autonómicos para alquileres de entre 600 y 800 euros para Ibiza y Formentera, dónde el problema de los precios de los alquileres es más grave.

Por eso, el conseller advierte en la carta que el retraso en la firma del convenio retrasa también esta línea especial autonómica porque, por operatividad, se tienen que convocar las ayudas al mismo tiempo.

En su carta, el conseller muestra su preocupación por el retraso y explica al secretario de Estado que la problemática de los alquileres en Ibiza y Fomentera está incluso provocante renuncias de funcionarios a desplazarse a estas islas, hecho que puede suponer que no se cubran de manera adecuada algunos servicios.

Igualmente el conseller destaca que el retraso limitará el plazo de solicitudes de las ayudas, porque se mantiene el mismo plazo para justificar las ayudas, con las negativas consecuencias que tiene para los ciudadanos. En este sentido, el conseller apunta que el objetivo del Govern es agotar las ayudas para que éstas lleguen al mayor número de beneficiarios y que el retraso en el inicio de los trámites es perjudicial.

Por todo eso, el conseller pide al secretario de Estado que se tomen las medidas oportunas para que se dé la máxima celeridad a la firma de la prórroga del plan y se puedan convocar cuanto antes las ayudas y los ciudadanos suban obtenerlas pronto.