Inmodiario

Ampliar el parque de la vivienda pública es uno de los ejes prioritarios del Plan por el Derecho a la Vivienda 2016-2025 de la ciudad de Barcelona. Por eso, gran parte del presupuesto municipal de vivienda del último año se ha destinado a la movilización hacia el alquiler público asequible de 1.097 pisos. También se han construido 150 viviendas nuevas, están en marcha las obras de 547 pisos nuevos y se han adquirido o están en trámite de adquisición para el parque público un total de 446 pisos.

El presupuesto municipal se ha multiplicado por cuatro en los últimos dos años, y ha pasado de los 45 millones de euros del año 2015 a los 160 previstos para el 2017. En el año 2016 la inversión conjunta de vivienda de todas las administraciones en Barcelona fue de 81 millones, 70 de los cuales los aportó el Ayuntamiento. Y para el año 2017, el gasto previsto total es de 180 millones de euros, 160 de los cuales serán municipales.

Esta diferencia de las aportaciones entre las diferentes administraciones aumenta año tras año. "Por mucho que en el Ayuntamiento de Barcelona pongamos toda la maquinaria y los recursos en funcionamiento para hacer frente a la oleada especulativa y a las dinámicas agresivas del mercado, no las solucionaremos si el resto de administraciones no lo priorizan", ha dicho la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, Laia Ortiz.

También ha hecho referencia al "abandono progresivo del Estado y de la Generalitat de Catalunya" a la hora de proteger a la ciudadanía. "Necesitamos recursos y protección. Si el resto de administraciones no quieren caminar en la misma dirección, al menos que nos cedan la capacidad de legislar en la ciudad de Barcelona", ha reivindicado.

El esfuerzo presupuestario municipal ha tenido como consecuencia directa durante el 2016 la movilización de más de 1.000 pisos hacia el alquiler asequible, mediante diferentes mecanismos. La campaña "Tú tienes la llave" consiguió 101 pisos, que se añaden a los 633 de los cuales ya disponía la Bolsa de Vivienda de Alquiler Social de la ciudad. También se han comprado de forma directa y adquirido por tanteo y retracto 446 pisos, con un precio medio de 70.000 euros entre la compra y la rehabilitación. El programa "Primero el hogar" ha captado y gestiona actualmente 50 pisos y los 250 restantes provienen del convenio con la Fundación Hàbitat3.

En el año 2015 el parque público de vivienda gestionada directamente por el Ayuntamiento estaba formado por 6.500 pisos. Se prevé que, cuando se acabe el mandato, disponga de 10.000 viviendas. Por eso, aparte de los pisos movilizados, se está priorizando la promoción de viviendas nuevas.

En 2016 se entregó la primera promoción de 150 viviendas, situadas en el barrio de la Barceloneta. Actualmente hay 10 promociones en construcción (547 pisos) y 35 alojamientos temporales. Durante los años 2017 y 2018 se iniciará la construcción de 16 promociones, que sumarán 1.264 viviendas. En total, se están construyendo o están en fase de inicio de obras 1.811 pisos públicos. El objetivo es situar la producción anual en 800 pisos para promoción pública.

También se han impulsado nuevas fórmulas de tenencia, como la covivienda en cesión de uso. Actualmente se encuentra en marcha el concurso de 7 solares de titularidad pública, donde se construirán una total de 144 pisos.

Con relación al incremento del parque público de alquiler, el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, ha destacado la dimensión de servicio público de la vivienda. "Se está gestando, gestionando y produciendo un cambio de paradigma, desde la estructura municipal hasta las inversiones, la preparación del suelo o las nuevas formas de tenencia", ha señalado. "No queremos que la ciudadanía sea expulsada de su ciudad por los precios del alquiler", ha manifestado.

El Plan por el Derecho a la Vivienda 2016-2025 es el tercero que se impulsa en la ciudad desde el 2002 y, con un presupuesto de 1.666 millones de euros, es el que tiene más dotación económica.

Más allá de la ampliación del parque de alquiler asequible también se ha ampliado el programa de ayudas para evitar la pérdida de vivienda por motivos económicos. En el año 2016 se tramitaron 9.355 ayudas a familias para el pago de alquileres. Así, se contribuye a evitar que las familias se vean entregadas a situaciones de emergencia. Las ayudas han tenido un presupuesto de 22 millones de euros, un 10 % más que en el año 2015.

Las oficinas de vivienda han sido reforzadas a lo largo del 2016. Se ha creado un sitio web específico para facilitar las consultas y se ha contratado nuevo personal (técnico y jurista). Durante el año 2016 se atendieron un total de 222.271 consultas en estas oficinas. Nou Barris, Sant Martí y Ciutat Vella son los distritos que atendieron más consultas.

  • Tags