Inmodiario

La ministra de Fomento, Ana Pastor; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el presidente del BBVA, Francisco González, han vuelto a intentar convencer a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, de que reconsidere y dé marcha atrás en su proyecto alternativo de la operación Chamartín, y facilite la propuesta planteada por Distrito Castellana Norte. Y, nuevamente, han recibido la misma respuesta. Que nones.

E incluso ha ido más allá al dejar caer en la mesa de la reunión su confianza en que, tras las elecciones generales del 26J, un nuevo gobierno de la Nación -pensando en que forme parte del mismo Unidos Podemos- pueda desarrollar el proyecto Madrid Puerta Norte.

En la reunión, la primera edil de la capital ha vuelto a señalar que la operación urbanística es demasiado importante para la ciudad y tiene la suficiente envergadura como para que merezca ser estudiada con mayor profundidad por responsables políticos, situando el interés general como el eje central de una actuación urbana de este calado. Máxime, recordaba, cuando este proyecto ha estado paralizado desde hace más de 23 años.

Manuela Carmena también dejaba caer que hay sectores en todos los partidos políticos presentes en el pleno municipal que se han manifestado a favor de la propuesta del Gobierno municipal, reiterando que es fundamental conocer en profundidad el proyecto para poder tomar una posición al respecto.

Además, la alcaldesa recordaba que la no aprobación del anterior plan es una decisión tomada por acuerdo del pleno del Ayuntamiento de Madrid. "Nuestra ciudad no puede permitirse ni un solo proyecto más que no esté pensado desde el punto de vista de la sostenibilidad tanto en términos económicos como sociales y medioambientales, apuntaba.

También volvía a reiterar que, haya o no acuerdo tras el 26J, el Ayuntamiento de Madrid tiene previsto comenzar el año que viene las obras para mejorar el Nudo Norte, estimadas en unos 110 millones de euros, para lo cual ya se ha reservado la partida presupuestaria correspondiente.

Un proyecto con el que se espera poner fin a los atascos que se producen históricamente en esa zona, mejorando así de manera notable la movilidad en esa zona del norte de la ciudad.