Inmodiario

Más de 100 proyectos y 30 millones de euros para luchar contra el desequilibrio histórico de la ciudad son las grandes cifras que hay detrás del Fondo de Reequilibrio Territorial pretende luchar contra el desequilibrio histórico de la capital, especialmente en los distritos del este y sur de Madrid.

Los principios que han guiado el desarrollo del Fondo de Reequilibrio han sido los de corresponsabilidad y solidaridad territorial, la mejora social y urbanística y el fomento de la participación ciudadana en las decisiones de sus barrios.

Para llegar a fijar los proyectos, el Ayuntamiento ha desarrollado una metodología para ordenar los 128 barrios de Madrid según sus necesidades de reequilibrio. Se ha seleccionado un conjunto de dimensiones que se consideran relevantes desde la perspectiva de los desequilibrios territoriales relacionados con los rasgos sociodemográficos de la población, el estatus socioeconómico, la salud de la población y la vivienda.

La metodología ha trabajado en base a la tasa estimada de paro registrado, el porcentaje de habitantes no nacidos en España, parados registrados entre 16 y 19 años, parados sin prestación por desempleo, renta bruta per cápita, esperanza de vida al nacer e índice de vulnerabilidad urbana del Área de Gobierno de Desarrollo Urbano Sostenible, que incluye la edad de la edificación, el valor catastral de la edificación, el porcentaje de población envejecida y el porcentaje de población sin estudios.

A partir de aquí, se ha detectado que las principales causas que provocan los desequilibrios dentro de un territorio están relacionados con el acceso al empleo y a la vivienda, el deterioro de la calidad urbana y de los espacios públicos, la insuficiencia de dotaciones y equipamientos públicos, y la necesidad de intervención social, cultural y educativa para corregir desigualdades en todos los órdenes.

Una vez analizadas las causas, el Fondo de Reequilibrio Territorial 2016 integrará los 109 proyectos en cinco ejes de trabajo.

En el de la vivienda, los proyectos irán destinados a corregir desigualdades de acceso y a cubrir necesidades de emergencia social. Para ello, están proyectadas tres acciones de reequilibrio territorial dirigidas a la vivienda en alquiler con equipamientos públicos, la adquisición de vivienda pública para emergencias y la creación de una oficina de apoyo y continuidad al programa de rehabilitación en el barrio de Embajadores (Centro).

También se creará una Oficina de Intermediación en el distrito de Fuencarral. Estas actuaciones afectarán a los distritos de Carabanchel, San Blas, Hortaleza y Villaverde y serán gestionadas por la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS).

Los proyectos que tienen que ver con el empleo serán de tres tipos: aulas- taller de empleo en los barrios con un índice de paro superior a la media de Madrid, proyectos de fomento del cooperativismo, apoyo al autoempleo,

Más de mil desempleados pasarán por las más de cincuenta escuelas taller de formación y empleo y realizarán sus prácticas remuneradas en actividades de interés para sus barrios relacionadas con el comercio minorista, la gestión ambiental, la limpieza de solares, las energías renovables, el tiempo libre o la eliminación de barreras arquitectónicas.

Los distritos beneficiados serán los de Puente y Villa de Vallecas, Carabanchel, Tetuán, Villaverde, Usera, Fuencarral, Vicálvaro, Latina, Ciudad Lineal, Arganzuela y Chamberí. Serán gestionados por la Agencia para el Empleo.

En el eje de mejora urbana y espacios públicos se trabajarán proyectos que tienen como actuaciones de mejora urbana en espacios públicos, accesibilidad y calidad medioambiental en barrios de Madrid. Se llevarán a cabo más de una veintena de actuaciones localizadas para mejorar deterioros o necesidades que atañen a estos aspectos.

Algunas de las intervenciones mejorarán el acceso a la estación de Cercanías del barrio de San Cristóbal y el parque de Plata y Castañar en el barrio de San Andrés, ambas en Villaverde; la mejora urbana del barrio de la Guindalera (Salamanca) o la remodelación de la avenida de Orcasur en Usera.

Otros proyectos pretenden dotar de equipamientos a distritos que tienen necesidades concretas, así como rehabilitaciones integrales de equipamientos básicos en malas condiciones y proyectar sobre necesidades concretas.

Se mejorará, por ejemplo, la instalación deportiva de Arroyo de la Media Legua (Moratalaz), la Escuela Infantil del barrio de Moscardó (Usera) o se ejecutará una reforma integral del antiguo mercado de Puerta Bonita (Carabanchel) para dotaciones sociales del barrio.

Por último, a través del Eje de dinamización e intervención social, se busca la inversión social en zonas desfavorecidas para contribuir a frenar desigualdades y complementar intervenciones urbanas con programas educativos y sociales para el reequilibrio territorial.

Esto se traduce en planes de convivencia, planes de intervención, campamentos urbanos o planes de integración. Se ejecutarán planes de absentismo escolar en los barrios de Pan Bendito y San Isidro de Carabanchel, de fomento del cooperativismo en Usera o de apoyo al pequeño comercio en el barrio de San Andrés de Villaverde.