Inmodiario

Más de dos décadas después, el Ayuntamiento de Valencia ha dado el pasado definitivo para retomar un asunto urbanístico, como es del barrio de Patraix, que lleva enquistado desde 1993 cuando se aprobó un plan especial de protección del centro histórico, que, en la práctica, lo que ha provocado es lo contrario de lo que buscaba, con la inhabilitación de ejecuciones e intervenciones de rehabilitación.

Por eso, lo primero que ha hecho el nuevo consistorio fue incluir el ámbito dentro del catálogo de bienes de espacio protegidos, que permitirá adaptar el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Patraix de aquel ya lejano año 1993, de manera que queden la preservación y mejora del conjunto en sus aspectos más característicos y apreciados por la población, así como la puesta en valor del entorno urbano y de los elementos arquitectónicos de valor cultural.

El Núcleo Histórico de Patraix es un Bien de Relevancia Local, incluido en el Catálogo Estructural de Bienes, aprobado el 20 de febrero de 2015, y en cuyo documento se prevé la salvaguarda de sus valores patrimoniales y el mantenimiento de la trama urbana. El propio catálogo aconseja la revisión del planeamiento para evitar la ruptura de esta trama urbana y fomentar la rehabilitación.

Aprovechando la iniciativa, se van a revisar las determinaciones del PEPRI (Plan Especial de Protección y Reforma Interior) relativas a la gestión, para hacer viables la apertura de la calle Salavert y Fray Mateu, así como la del Venerable Agnesio donde estaba prevista una UA, Unidad de Actuación, cuyo Programa de Actuación Integrada, PAI, no se ha culminado, al abandonar el agente urbanizador.

De cara a lograr el éxito de la operación, el Ayuntamiento de Valencia llevará a cabo un proceso de consulta y participación ciudadana desde el inicio de la elaboración de los instrumentos de planeamiento, para que el resultado sea consecuencia de la reflexión colectiva de vecinos y entidades.

Y, de esa manera, permitir la rehabilitación de los edificios protegidos, establecer las ayudas públicas a la rehabilitación de viviendas, llevar a cabo los proyectos de urbanización pendientes para recuperar espacio público y garantizar una movilidad segura y sostenible de las personas.