Inmodiario

Está costando hacer la selección para no pillarse los dedos, pero la mayoría de los bancos andan realizando el filtro de los pisos que van a poner a disposición del Ayuntamiento de Madrid para formar parte del fondo de alquiler social, con el que el consistorio dirigido por Manuela Carmena va a tratar de cumplir una de sus grandes ofertas electorales, la de que nadie se quede sin un hogar tras haber sido desahuciado por no haber podido pagar la hipoteca o la renta,

Teniendo en cuenta las premisas ofrecidas por el Ayuntamiento, sobre las zonas donde más se necesitan y la tipología que se requiere, se trataría de viviendas de medio siglo de antigüedad, con una superficie de unos 50 metros cuadrados y, en su mayoría sin ascensor.

Se localizarían en los distritos periféricos de Villaverde, Vallecas o San Blas, las zonas de aluvión que, en la década de los años 60 y 70 del pasado siglo, acogieron la construcción de decenas de miles de viviendas para cubrir la demanda de familias que llegaron a la capital, en su mayoría provenientes de Andalucía o Extremadura, en búsqueda de un futuro laboral que en sus tierras de origen resulta harto problemático.

Se trata de barrios donde la crisis se ha cebado especialmente y en los que la problemática social se sustancia en un número de parados superior a la media, la principal razón por las que muchas familias se han quedado sin vivienda al no poder pagar la hipoteca o la renta del alquiler.

Un buen número de los pisos que Bankia ofrece, a precio de ganga con rebajas de hasta el 45%, serían los candidatos a formar parte de esta cesión si, acabada la campaña promocional, no resultan vendidos. Pisos, como uno en la calle de la Papelería, en San Blas, u otro en la calle Grafito, en Villaverde, estarían entre ellos.

Del fondo Apollo, a través de Altamira, que gestiona los activos del Banco Santander y de parte de los transferidos para su gestión desde la Sareb, podrían conseguirse cerca de 40. También el BBVA dispone al menos de medio centenar de viviendas que podrían ser cedidas al Ayuntamiento.

Son las que ofrece en estos barrios periféricos de Madrid a través de su portal. De difícil venta a pesar de las rebajas practicadas, y que, en algunos casos, no se regalan, pero casi. Como sucede, con uno de 16 metros cuadrados, en la calle del Puerto de Arlabán, en Vallecas, en venta por 28.500 euros.

Con estas ofertas, será el Ayuntamiento el que decida si considera que estos pisos cuentan con unos mínimos de habitabilidad para ser ocupados, y, en caso afirmativo, alcanzar un acuerdo para fijar las condiciones de la renta social a pagar.

Para los bancos, la cesión temporal de estas viviendas supondrá quitarse un peso de encima, ya que dejarán de abonar los recibos de las comunidades de propietarios -los que lo estén haciendo, que no todos están al día- y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).