Inmodiario

Barcelona. El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha anunciado que propondrá al Gobierno que reserve parte de las viviendas vacías de las entidades bancarias para que los ayuntamientos y las entidades sociales que trabajan a favor de las familias vulnerables hagan un uso social.

También ha pedido a todos los grupos del Congreso de los Diputados que introduzcan enmiendas al proyecto de ley de creación de una agencia pública de gestión de activos inmobiliarios para que éste recoja esta capacidad de gestión de los consistorios con respecto a un porcentaje de estas viviendas.

“Queremos que se reconozca la obligación legal de reservar un porcentaje de las viviendas propiedad del banco malo para que los ayuntamientos podamos hacer un uso social y también para las entidades sociales que están atendiendo a personas vulnerables y familias en situación de pobreza”, ha reclamado Trias.

La pérdida de la vivienda por parte de algunas familias que no pueden pagar el alquiler o la hipoteca es un problema creciente, ante el cual el gobierno municipal ha intentado responder, desde el inicio del actual mandato, con medidas como la intervención directa del consistorio en los procesos de desahucio o el incremento de las partidas de ayudas para familias en situaciones de emergencia.

De hecho, antes de finalizar este año 2012 Barcelona dispondrá de dos centros de alojamiento temporal para familias en situación de urgencia social, que en total suman 66 apartamentos familiares, ubicados en los terrenos del antiguo cuartel de Navas de Tolosa y en la esquina de las calles Londres con Villarroel.

“Estamos en una crisis que afecta de manera grave a las familias y que cada vez hace más necesaria la intervención de los poderes públicos. Desde que soy alcalde me he propuesto trabajar para las familias más vulnerables”, ha explicado el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, para a renglón seguido añadir que “no hay nada peor para una familia que no tener un lugar donde vivir”. De hecho, los Servicios Sociales de Barcelona han intervenido ya en 225 desahucios desde el inicio del presente año.

A estos dos centros de alojamiento temporal se sumará, además, el nuevo centro de urgencias y emergencias sociales (CUESB), que tendrá en 2013 una nueva ubicación en la calle Llacuna, que permitirá la ampliación de los servicios que se prestan. Dispondrá de camas para estancias puntuales de personas o familias en situación de emergencia social, espacios adaptados para niños y plazas previstas para la Operación Frío.

El alcalde ha recordado que en el plenario municipal del mes de junio se presentó una medida para hacer frente a los desahucios en Barcelona, que resumía las acciones del gobierno en tres objetivos: reducir el número de desahucios; atender las personas que ya han sido desahuciadas, y fomentar la información sobre los recursos existentes en materia de vivienda.