Inmodiario

Valencia. El director general de Obras Públicas, Proyectos Urbanos y Vivienda de la Generalitat Valenciana, Vicente Dómine, ha afirmado que “la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente tiene un firme compromiso por hacer que la acción pública llegue a todos los ciudadanos. De la misma manera que hemos logrado que nuestro sistema de transporte público sea de los mejores en adaptación y accesibilidad en Europa, estamos trabajando para que las infraestructuras, proyectos de edificación y vivienda y actuaciones urbanas sigan este mismo criterio y estén diseñados y pensados para atender las necesidades de todos los ciudadanos”.

En este sentido, el director ha indicado que “no se trata únicamente de cuestiones normativas y de desarrollar unas soluciones técnicas para las personas con discapacidad motora, sino de conseguir que toda la sociedad sea consciente de que no existe el ciudadano ideal y que todos podemos necesitar unas condiciones de accesibilidad adecuadas en algún momento de nuestra vida”.

Vicente Dómine ha realizado estas declaraciones en la inauguración de la jornada Es posible una vivienda adaptada, diseño universal para una vivienda independiente, que promueve la Red Europea de Vida Independiente (ENIL), una organización no gubernamental auspiciada por la Generalitat y la Unión Europea. También ha participado en la inauguración la directora general de Personas con Discapacidad y Dependencia, Pilar Collado.

El objetivo del encuentro ha sido exponer diferentes proyectos, soluciones y posibilidades de acceso a una vivienda adaptada por parte de personas con discapacidad, además de analizar el marco jurídico, los costes y la financiación, así como las tecnologías existentes de apoyo a la adaptación de viviendas.

Dómine también ha asegurado que “uno de los retos más importantes de la acción pública en materia de accesibilidad es conseguir que en los tejidos urbanos existentes y en los centros históricos también haya viviendas para todos, ya que el objetivo es luchar por una autonomía personal y una integración plena en todos los ámbitos. No se trata sólo de construir nuevas viviendas adaptadas sino de poder rehabilitar con criterios de accesibilidad las ya existentes para que las personas con discapacidad puedan seguir viviendo en su casa, en su barrio, en su ciudad”.

En este sentido, el director general de Obras Públicas ha recordado que “la Generalitat dispone de una línea de ayudas en materia de rehabilitación para dotar de ascensores a los edificios y que también se priorizan las ayudas a los complejos inmobiliarios que tienen especial atención a ciertos colectivos”.

Además, en su intervención también ha destacado que “las personas con discapacidad motora han sido uno de los principales colectivos perjudicados por la pérdida del modelo de vivienda tradicional de planta baja del Mediterráneo, por lo que debemos realizar una seria reflexión sobre la posibilidad de que la vivienda ocupe también las plantas bajas, ahora reservadas al comercio”.