Inmodiario

París. El ministro responsable de los Transportes, Thierry Mariani, y el ministro de Fomento de España, José Blanco, han mantenido hoy una reunión en París, en la que han analizado el avance de las conexiones de transporte entre ambos países y han firmado una declaración conjunta relativa a las mismas.

Esta declaración conjunta, que se produce antes de que la Comisión Europea presente su propuesta de revisión de las Redes Transeuropeas de Transporte, pone de manifiesto el acuerdo existente entre Francia y España en el desarrollo de las conexiones transfronterizas entre ambos países.

Así, Francia y España han reafirmado su compromiso de continuar los esfuerzos conjuntos con el fin de llevar a cabo proyectos de infraestructura y de servicios de transporte que faciliten los intercambios a través de los Pirineos, todo ello, en una dinámica de potenciación del desarrollo sostenible y de respeto a los ecosistemas presentes en esta zona fronteriza.

Desde esta perspectiva, se ha acordado trabajar conjuntamente para fomentar el cambio modal del transporte por carretera a otros modos de transporte más sostenibles, como son el transporte por ferrocarril y el transporte marítimo.

En cuanto al proceso de revisión de las redes transeuropeas de transporte, Francia y España manifiestan su apoyo a las principales líneas de la propuesta de la Comisión Europea sobre la revisión de la red transeuropea de transportes y consideran que los proyectos ferroviarios de envergadura europea que van a unir nuestros dos países, deben estar incluidos en la misma y contar con el apoyo de la Unión Europea.

Ambos ministros, que han intercambiado información sobre el avance de los proyectos que afectan a las líneas de alta capacidad que se están ejecutando a ambos lados de los Pirineos, coinciden en que la Travesía Central de los Pirineos debe quedar incorporada a las redes transeuropeas, ya que es un objetivo estratégico a largo plazo y su realización será un hito en las infraestructuras del S.XXI.

Por ello, ambos instan a la Agrupación de Interés Económico a que impulse los programas de estudios de análisis territorial, medioambiental, de trazado y de evaluación socio-económica y financiera del proyecto.

En cuanto a la línea ferroviaria Pau-Canfranc, han confirmado la voluntad de ambos países de dar, con la región de Aquitania y la Comunidad Autónoma de Aragón, un impulso al proyecto de reapertura, así como de solicitar su inclusión en la redes transeuropeas de transporte.

Por lo que se refiere a las conexiones por carretera, se mantendrán en las redes transeuropeas los cinco enlaces actuales, (por España los pasos por Irún, Somport, Vielha, Puigcerdá y La Junquera), y ambos países confirman la necesidad de proseguir la modernización y la mejora de la seguridad de las mismas.

En este contexto, teniendo en cuenta la prioridad dada a los proyectos ferroviarios y la sensibilidad de los entornos atravesados por la RN134 y la N-330, así como por la RN125 y la N- 230, Francia y España han reafirmado que no hay necesidad de proceder al aumento de su capacidad.

Finalmente, durante la reunión, los ministros también han acordado impulsar las autopistas del mar, de las que Francia y España son pioneras con la puesta en funcionamiento de la ruta que conecta Gijón con Nantes. Dada la buena acogida que ha tenido en el sector del transporte, como ponen de manifiesto los excelentes datos de explotación que se están produciendo, y que está permitiendo un traspaso modal de la carretera a este modo de transporte, más sostenible, ambos ministros han coincidido en la necesidad de impulsar una segunda ruta que conecte Vigo con Le Havre.