Escritor y Formador inmobiliario. Arquitecto Técnico. Agente de la Propiedad Inmobiliaria. Correo...
Inmodiario

Madrid. En el Hagakure, obra que data de mediados del siglo XVII, leemos: "Yagyu Tajima-no-kami era un gran maestro de la espada y enseñaba el arte al shogun Tokugawa Jyemitsu. Cierto día, uno de los guardianes del shogun se acercó a Tajima-no-kami y pidió que le enseñara. El maestro dijo: "Según veo, ya sois maestro de la espada. Decidme, os ruego, a qué escuela pertenecéis, antes que entremos en una relación de maestro y discípulo". El guardián contestó: "Me avergüenza confesar que jamás aprendí el arte". "¿Os burláis de mí? Soy el maestro del venerable shogun y sé que mi ojo no me engaña". "Lamento ofender vuestro honor, pero la verdad es que no tengo ningún conocimiento del arte". Frente a esta decidida negativa, el maestro vaciló un momento; al final dijo: "Si vos lo afirmáis, así será. Pero seguramente sois maestro de alguna otra disciplina, aunque no veo bien cuál es". "Como insistís en ello, os diré. Hay una sola cosa de la cual puedo considerarme maestro consumado. Cuando aún era muchacho, se me ocurrió que, siendo Samurai, no debía temer a la muerte en ningún caso y desde entonces -ya hace algunos años- he luchado continuamente con la cuestión de la muerte, hasta que he dejado de preocuparme. ¿Tal vez será esto lo que vuestra merced señala?" "Exactamente -exclamó Tajima-no-kami- esto es. Me alegro de que mi juicio haya sido acertado, pues el último secreto del arte de la espada reside también en estar liberado de la idea de la muerte. A centenares de alumnos les he mostrado esa meta, pero hasta hoy ninguno ha alcanzado el grado supremo en el arte de la espada. Vos no necesitáis ningún ejercicio, ya sois maestro".

Y aquí está la relación con la situación inmobiliaria actual. El mercado inmobiliario de la vivienda se halla herido de muerte pues es probable que el 80 % de las inmobiliarias de intermediación existentes al principio del verano de 2007 ya no estén con nosotros y que una parte de las que han quedado pueda encontrarse en la actualidad, frente a la posibilidad cierta de recorrer el mismo camino. Y respecto de las inmobiliarias promotoras el panorama no es mucho mejor.

¿Qué cabe hacer entonces? Una vía posible es la que nos sugiere la historia ZEN anterior: la solución está en seguir la vía de la espada, esto es, perder el miedo a la muerte ... comercial. Sobreviviremos al terremoto, si logramos eso, aunque esto sea cualquier cosa menos sencillo: sólo una conducta impecable nos permitirá lograr esa situación, liberarnos de ese estado ominoso y actuar con la fuerza de un ser –empresa- libre.

Esa conducta impecable está dirigida por una serie de ideas entre las que destacan las siguientes. Lo adecuado en esta situación es: a) hay que perder el miedo al fracaso, perder el miedo al futuro, perder el miedo a la situación; b) dejar de quejarnos, dejar de echar las culpas a quién sea –incluso si es a nosotros mismos- dejar de penar; c) aceptar que sólo un nuevo y sistemático proceder cambiará nuestra situación y que se necesitan diferentes ideas de las que teníamos, ésas, con las que no pudimos sortear la crisis y nos han hecho padecerla y que tendremos que jubilar; d) trabajar intensamente aceptando que nuestra pelea es actual y no futura; d) adoptar una conducta que considera que nuestros actos inmobiliarios deben de estar concatenados y que cada parte de nuestro trabajo debe ser objeto de perfeccionamiento continuo; e) un enfoque racional y no mágico pues aunque se vendan "recetas secretas y conocimientos ocultos de los grandes maestros de la venta", la vía de la espada exige un modo de proceder, en lo inmobiliario, que se sujete al método racional.

José Luis Jimeno de NOTEGES nos hablará de todo ello en la primera ponencia del evento 'Convención Kárate Inmobiliario 2010: programados para el éxito', que se celebra el jueves y viernes, 12 y 13 de noviembre de 2010 en Madrid. La ponencia de Jimeno se titula precisamente "El efecto samurai".

Escritor y Formador inmobiliario. Arquitecto Técnico. Agente de la Propiedad Inmobiliaria. Correo...