Inmodiario

La Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Barelona ha iniciado la tramitación de un nuevo plan urbanístico para regular la implantación de gasolineras. La medida, que limita las nuevas estaciones en torno a las rondas, las áreas industriales y las portuarias, quiere proteger la salud del vecindario, especialmente de los colectivos más vulnerables.

Actualmente, en la Ciudad Condal hay 105 gasolineras, que habitualmente se ubican en entornos con una alta densidad de población y a una distancia máxima de un kilómetro de los vecinos y vecinas.

Además, hasta ahora, las condiciones exigidas para instalarlas eran las mismas tanto en zonas industriales como en áreas residenciales o próximas a escuelas o centros sanitarios.

Con el nuevo plan urbanístico, la instalación de nuevas estaciones se blindará en los cascos antiguos, los suelos de equipamiento, los parques de Collserola y Montjuïc, las zonas con edificaciones unifamiliares y plurifamiliares y los ámbitos de conservación urbana para preservar el descanso vecinal y la calidad del aire.

Sí que se podrán implantar en tres ámbitos:

-En torno a las rondas: en vías de la red vial básica y a una distancia máxima de 250 metros del eje de la ronda.

-En los espacios calificados de las áreas portuarias.

-En las áreas industriales de la Zona Franca, la Verneda Industrial, el Torrent de l'Estadella y el Bon Pastor.

Además, las estaciones tendrán que respetar una distancia mínima de 100 metros en torno a escoles bressol, colegios e institutos, centros sanitarios y residencias para niños, adolescentes y personas mayores.

Tampoco se podrán instalar en gran parte de las parcelas protegidas del catálogo de patrimonio ni en su entorno.

Impulso a la transición energética

La nueva normativa prevé también las estaciones para vehículos eléctricos. Las nuevas estaciones de suministro eléctrico se podrán abrir en los ámbitos donde se admiten las de carburante, pero también en las vías principales que conectan los distritos, como la Gran Vía, la calle de Aragó o la avenida Meridiana y la Diagonal.

Además, en un plazo máximo de dos años, todas las gasolineras de la ciudad tendrán que incorporar, como mínimo, un punto de recarga eléctrica rápida.

Integración arquitectónica y paisajística

Las nuevas gasolineras deberán tener un diseño, en cuanto a los colores y el estilo de la señalización y la publicidad, coherente con los edificios del entorno para minimizar el impacto visual.

Se fija un máximo de 3.000 metros cuadrados de superficie, dos plantas y 9 metros de altura.

Los usos comerciales quedan también limitados a un espacio de venta de 100 metros cuadrados con productos vinculados a la actividad principal y no se permitirá la restauración.