Inmodiario

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado el Plan Director que define y organiza las acciones que el Ayuntamiento de Madrid va a poner en marcha para ejecutar la Estrategia de Desarrollos del Sureste (EDSE), que discurre por los distritos de San Blas-Canillejas, Vicálvaro y Villa de Vallecas, con el fin de ajustar la estrategia de crecimiento urbano del Plan General de 1997, y poder así garantizar su viabilidad y coherencia, haciéndolo compatible con un modelo territorial sostenible, equilibrado, social y ambientalmente responsable.

Los Cerros, Los Ahijones, Los Berrocales, Valdecarros, la Nueva Centralidad del Este y el Ensanche de San Fernando fueron ámbitos planificados por el Plan de 1997 para urbanizar 4.400 hectáreas con más de 105.000 viviendas y 6,5 millones de metros cuadrados de de actividades económicas.

El Plan Director ahora aprobado plantea una redefinición para ajustar los usos dotacionales públicos, los usos residenciales -con la mitad de viviendas, de 105.000 a 53.000-, y los usos de actividad económica.

Entre los objetivos de la nueva reordenación, la mejora de la calidad urbana de los barrios de Los Ahijones y Los Berrocales en el espacio público, la actividad comercial, la localización de los equipamientos y las redes de transporte público necesarias, introduciendo modificaciones en su ordenación pormenorizada.

También se exigirá el refuerzo de las condiciones y garantías de gestión a las Juntas de Compensación que desarrollan las 38.800 viviendas y 1,9 millones de metros cuadrados de edificabilidad para actividades económicas previstas.

Asimismo, se requiere definir nuevos ámbitos de ordenación de menor dimensión territorial, interiores a la M45 y en continuidad con la ciudad existente, correspondientes a los nuevos ámbitos de Valdecarros-La Gavia y Los Cerros Norte-San Fernando, con cerca de 530 hectáreas y capacidad para 14.500 viviendas. Y reforzar la red de espacios libres con dos potentes cuñas verdes en torno al Cerro de Almodóvar y la conexión del parque de la Gavia con el río Manzanares.


El nuevo plan director también prevé establecer una reserva de suelo de 1.850 hectáreas sobre el resto de terrenos de Los Cerros, Valdecarros y la Nueva Centralidad del Este, cuyo planeamiento y ejecución serán definidos y programados en función de las necesidades futuras, sin comprometer anticipadamente un territorio con escasa transformación física y evitando dilapidar esfuerzos públicos y privados en nuevas urbanizaciones que no respondan a unas necesidades reales.

Este suelo dispone de una capacidad orientativa de 45.000 viviendas y 2 millones de metros cuadrados edificables para actividad económica.

Desde el punto de vista de la planificación, es necesario cambiar la clasificación del suelo urbanizable, a no urbanizable de protección, en los parajes de los Cantiles del Manzanares, el Cerro de la Herradura y de las minas de sepiolita, con una superficie aproximada de 650 hectáreas.

Por último, el plan incide en la necesidad de articular dos programas de producción de suelo, de acuerdo a la demanda real residencial y de actividades económicas: el primero, estimado entre los años 2022-2030, permitirá el desarrollo de 27.700 viviendas y 1,3 millones de metros cuadrados de edificabilidad de actividades económicas; el segundo programa, entre 2031-2039, contempla la viabilidad de 26.000 viviendas y 1,2 millones de metros cuadrados de edificables para actividad económica.