Canal de Contenidos Century 21

PATROCINA
Inmodiario

El nuevo proyecto de la Gran Vía madrileña planteará la ampliación de las aceras, la potenciación de la vegetación, así como la reducción y reordenación de los carriles para crear un sistema de movilidad donde se integre la bicicleta con el resto del tráfico rodado, según ha comentado la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.


Así, en el tramo de la Gran Vía entre la plaza de Cibeles y la de Callao, la bicicleta convivirá con el resto de los vehículos en los ciclocarriles 30, quedando la calzada dividida en cuatro carriles. Sin embargo, en el tramo entre la plaza de España y la de Callao, los ciclistas contarán, en sentido subida, con un carril bici independiente del resto de los vehículos, dada la pendiente de la calle.

De este modo queda este tramo con cinco carriles ya que en sentido bajada hacia plaza de España, las bicicletas compartirán calzada con otros vehículos. Además, el proyecto contemplará la reordenación de los carriles para autobuses y taxis, así como las áreas para carga y descarga, residentes y acceso a los aparcamientos de la zona.

Las obras de remodelación empezarán en enero de 2018, justo después de las navidades y su duración prevista será de unos 8 meses de tal forma que en otoño de 2018 ya se podría disfrutar de la nueva Gran Vía. Paralelamente se van a remodelar las seis plazas del entorno de Gran Vía con un concurso ya en marcha a través del Ministerio de Fomento. En este proyecto el Gobierno municipal destinará 5 millones de euros, de los que los primeros 800.000 euros se invertirán ya a lo largo de este ejercicio.

Tras la reforma, en el tramo entre la plaza de Cibeles y la de Callao la calzada pasará de seis a cuatro carriles, dos de cada sentido. Los laterales estarán reservados para los autobuses y los taxis, mientras que en los dos centrales las bicicletas convivirán con el resto de vehículos y la limitación de velocidad para todos ellos será de 30 km/h.

La diferencia de este esquema con el trazado entre Plaza de España y Callao es que, en sentido subida, los ciclistas tendrán un espacio sobre el asfalto para ellos independiente del de los coches dada la pendiente de la calle.

Cuando concluyan los trabajos, por este eje transversal sólo podrán circular los residentes en la zona y los servicios de emergencias, aparte de autobuses, taxis, bicicletas y vehículos no contaminantes. El perímetro del distrito Centro será a partir del año que viene una gran Área de Prioridad Residencial donde estará prohibido el tráfico de coches privados, salvo para acceder a los parkings.

Además, el Ayuntamiento de Madrid ha convocado un concurso dirigido a jóvenes arquitectos para la rehabilitación de las seis plazas aledañas a la Gran Vía para que puedan ser utilizadas como espacio de descanso y/o estancia.