Inmodiario

Punto y final a la polémica sobre la prohibición de construir más de tres alturas en la Comunidad de Madrid, en terrenos con calificación urbanística sin aprobar. La Asamblea de Madrid, con los votos a favor de PP y Ciudadanos y en contra del PSOE y de Podemos, ha derogado el artículo que, en julio de 2007, introdujo en la ley de Suelo el Gobierno presidido Esperanza Aguirre.

Un artículo, cuya ambigüedad, al poder autorizar edificios singulares cuando concurriesen circunstancias, ha provocado un sinfín de sentencias contradictorias en los tribunales, debido a la interpretación diversa que los jueces han dado al polémico artículo.

Las operaciones Mahou-Calderón, para construir rascacielos sobre los terrenos que queden libres tras la demolición del estadio Vicente Calderón, o los edificios previstos en la prolongación de la Castellana, son dos de las actuaciones que se han visto afectadas por esta ambigüedad normativa.

La intención, entonces, fue impulsar un modelo de ciudad más humano, con desarrollos urbanos menos poblados y con más zonas verdes. Ahora, desde Ciudadanos, promotor de la derogación de esta limitación de alturas, se entiende que fue una mala decisión porque limita la capacidad de elegir el modelo de ciudad a cada municipio. Y, además, doblemente arbitraria.

El PP, un tanto maniatado en esta historia, al ser el partido que promovió la limitación, ha criticado las prisas de Ciudadanos por llevar a cabo la derogación, aunque finalmente la apoyó.

En contra de eliminar la limitación se han situado el PSOE y Podemos, quienes ven en la iniciativa la apertura de un nuevo ciclo para especular directamente con el suelo sin construir, sin elemento alguno de economía productiva.

Ahora, la demanda de terreno no es muy alta, pero lo puede ser en el futuro. Y, claro, no es lo mismo negociar operaciones de compraventa sobre parcelas con una edificabilidad de tres alturas que hacerlo con una ilimitada. Son millones de euros los que están en juego en operaciones especulativas.

Ambos grupos, contrarios a la derogación de la limitación, tampoco entienden las prisas de Ciudadanos, ya que el asunto se podría haber incluido en la nueva ley de Suelo que se está negociando tras un debate más intenso y buscando el mayor consenso posible.