Inmodiario

Madrid. El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado el Plan de Sectorización de Retamar de la Huerta en Alcorcón, el modelo urbanístico de un nuevo barrio en esta localidad que supondrá la construcción de 3.508 viviendas, de las cuales un total de 1.123 contarán con algún tipo de protección, según explicó el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Salvador Victoria.

El objetivo es dotar al municipio de suelo residencial, y crear e incrementar los equipamientos de esa zona con un criterio de “urbanismo verde”. Las pautas de urbanización de este nuevo barrio, que tendrá una superficie de 1.157.966 metros cuadrados, incluyen cuatro tipos de parcelas residenciales: unifamiliar aislada, adosada en hilera o pareada y en mini bloques o bloques abiertos, todas ellas con baja ocupación de la parcela y que potencien el desarrollo de jardines privados.

El diseño urbanístico incluye además la continuidad entre espacios libres y los equipamientos. Éstos estarán situados en dos grandes focos, uno en la zona norte y otro en el centro del desarrollo urbano, aunque algunos pequeños se situarán entre las viviendas. En los espacios entre manzanas se situarán parcelas de equipamientos deportivos al aire libre para permitir el acceso a las actividades deportivas de forma sencilla a la totalidad de las viviendas.

En este nuevo barrio de Retamar de la Huerta existen dos cauces, el del arroyo de la Madre y el del Barranco del Pasidre, a los que se les dará especial relevancia con zonas verdes paralelas de más de 100 metros de ancho. Además, se llevará a cabo la reutilización de aguas para garantizar el caudal del arroyo.

En estas zonas se introduce además el llamado aparcamiento ecológico, con un tratamiento que facilita el crecimiento de la vegetación de forma que puede percibirse como una zona verde más. Se trata de un aparcamiento totalmente respetuoso con el entorno, al prescindir del asfalto que se sustituye por una plataforma vegetal sobre un pavimento filtrante para no modificar la hidrología de la zona.

En los lindes del desarrollo con la M-50 y la M-501 se instalarán pantallas acústicas para reducir el nivel de ruidos. Además, las líneas eléctricas que existen en la zona se soterrarán en su totalidad.