Inmodiario

Madrid. El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado definitivamente la modificación del Plan Especial  del ‘Parque Olímpico. Sector Oeste’, que supone un paso más en el cumplimiento del convenio suscrito entre el Ayuntamiento y el  Atlético de Madrid para remodelar y ampliar el Estadio de Madrid, conocido como La Peineta, con el fin de implantar un estadio de fútbol que sustituirá al Vicente Calderón.

Esta modificación va a permitir al Club Atlético de Madrid dotarse de un campo de fútbol moderno, funcional y accesible en transporte público y privado, e incrementar el aforo, respecto al Vicente Calderón, en 20.000 localidades, hasta alcanzar 73.000. Para el distrito de San Blas, donde se ubica, conlleva un impulso revitalizador que pone en valor las instalaciones de La Peineta y mejora la accesibilidad y movilidad del entorno. Y para la capital española es una oportunidad de disponer  de unas instalaciones de vanguardia de cara a los Juegos Olímpicos de 2020 si resulta finalmente elegida.

Permite, además, continuar con el proceso de recuperación para los madrileños del espacio ocupado por el Vicente Calderón, que se convertirá en zona verde, dando continuidad al parque Madrid Río en la margen izquierda del Manzanares y posibilitando la transformación de todo el ámbito Mahou-Vicente Calderón.

La modificación del Plan Especial tiene su antecedente en el convenio suscrito el 12 de diciembre de 2008 entre el Ayuntamiento y el Atlético de Madrid, en el que se estableció la hoja de ruta para el traslado del antiguo estadio rojiblanco al nuevo Estadio de Madrid. Un proyecto que en ese momento daba respuesta a las necesidades de la entidad deportiva y reforzaba la candidatura olímpica madrileña. Los objetivos del convenio suscrito en 2008 se mantienen hoy en todos sus extremos, con la única salvedad de que la candidatura de los Juegos Olímpicos es ahora la de 2020. De hecho, en el convenio ya se establecieron los mecanismos necesarios para el uso olímpico del nuevo estadio en 2016 y, en caso de no conseguirse la sede para ese año, como así fue, se previó mantener las mismas reservas para sucesivos escenarios en 2020 y 2024.

La modificación del Plan Especial aprobada hoy permite materializar los compromisos adquiridos en el Convenio patrimonial de 2008, e incorpora mejoras en lo que se refiere a infraestructuras, equipamientos olímpicos, zonas verdes, y adecuación de la movilidad y la accesibilidad a los nuevos requerimientos del ámbito. El documento establece los parámetros urbanísticos necesarios que permitirían la celebración de unos futuros Juegos Olímpicos, ordenando el conjunto fundamentalmente en torno a tres grandes instalaciones: Estadio Olímpico, Centro Acuático y Pabellón Olímpico.

Asimismo, se delimita una nueva parcela para la ampliación de las actuales instalaciones de La Peineta para ubicar un estadio de fútbol, garantizando su compatibilidad con las necesidades olímpicas y permitiendo la implantación  de instalaciones anexas  vinculadas con el nuevo uso. Para ello, se adapta la parcela de uso deportivo singular Estadio Olímpico, de 131.380 metros cuadrados, a la parcela definida en el Convenio de 2008, con una superficie de 88.150 metros cuadrados, para su utilización como campo de fútbol mediante concesión.

La delimitación de la nueva parcela permite su plena integración con el entorno y la funcionalidad del conjunto,  facilitando la adecuada movilidad en todo su perímetro. En cuanto a  la edificabilidad, se mantiene en 151.500 metros cuadrados, permitiendo la implantación de usos asociados directamente con su actividad  como campo de fútbol.

La modificación presta especial atención a la mejora de la movilidad y accesibilidad del ámbito, tanto en transporte público como privado, lo que constituye un importante valor añadido para los futuros usuarios del nuevo estadio del Atlético de Madrid. Para ello, se adecua la reserva de suelo prevista para conectar con las vías de servicio de la M-40 a la evolución experimentada por los proyectos de construcción elaborados por el Ministerio de Fomento.

Para facilitar la conectividad interior y exterior, se incrementa la superficie destinada a viario, que alcanza 275.000 metros cuadrados. Destaca la nueva salida de la M-40 norte; la modificación del enlace sur con la M-40, sustituyéndose para ello la actual rotonda, y el establecimiento de nuevos enlaces viarios con el barrio de Las Rosas. Además, se reubica el Centro de Mantenimiento para hacer posible el cubrimiento de la M-40, facilitando de esta manera la conexión de la futura Villa Olímpica con el Anillo Olímpico  por encima de este viario.

El proyecto contempla la implantación de un nuevo intercambiador de transportes (10.833 metros cuadrados) y un aparcamiento disuasorio de 1.100 plazas, ampliable hasta 2.000, en torno a la estación de Metro de la línea 7 y muy próximo a la M-40.  Además, el Plan establece las directrices para la redacción del Plan de Movilidad Sostenible que tendrá que presentar el Atlético de Madrid antes de la concesión de la licencia de actividad.

Las zonas verdes se incrementan de acuerdo con el carácter sostenible del proyecto en su conjunto, alcanzando los 453.816 metros cuadrados, el doble del mínimo exigido por el Plan General. Respondiendo a la propia denominación del ámbito, Parque Olímpico, el espacio destinado a zonas verdes equivale a la mitad de El Retiro, uno de los principales pulmones de la ciudad.

Por último, la modificación ha tenido en cuenta el estudio de las 15 alegaciones presentadas por asociaciones vecinales y entidades ciudadanas durante el periodo de información pública, así como de los informes sectoriales emitidos por 12 organismos.