Inmodiario

Palencia. El Ministerio de Fomento, a través del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), ha adjudicado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por GPO Ingeniería y Torroja Ingeniería la redacción del proyecto básico de plataforma para la integración del ferrocarril en la ciudad de Palencia, que comprende tanto la adaptación del pasillo ferroviario existente como la adecuación de la estación de Palencia a los parámetros de la alta velocidad.

El contrato de redacción, adjudicado por importe de 1.589.460 euros, incluye la realización de los proyectos de vía, electrificación e instalaciones de señalización, seguridad y comunicaciones necesarias para mantener en servicio todas las circulaciones ferroviarias, tanto en ancho convencional como internacional, durante el desarrollo de las obras.

Además, se contemplan actuaciones de integración urbanística relacionadas con el soterramiento del pasillo ferroviario y la definición de la nueva estación de Palencia, en el marco del proyecto básico, y de la estación provisional y los edificios necesarios para el servicio a los viajeros en las situaciones provisionales que se generen durante las distintas fases de obra.

El tramo de integración del ferrocarril en Palencia discurre por los términos municipales de Villamuriel de Cerrato, Palencia y Grijota, con una longitud total de 9,5 km (incluyendo ramales, variantes de ancho convencional y la conexión con la línea Palencia-Santander), de los cuales 2,7 km corresponden a la parte soterrada.

El trazado de la plataforma ferroviaria proyectado discurre a lo largo de 6.528 metros que se desarrollarán, en su mayor parte, por el actual pasillo ferroviario de la línea Venta de Baños-Palencia-León, y se configurará para tres vías, dos de ellas en ancho internacional o UIC (1.435 mm) y una tercera de ancho convencional (1.668 mm).

La redacción del proyecto básico prevé también la adaptación de la estación de Palencia a la nueva situación en el marco del proyecto básico. De esta manera, está prevista la prolongación y mejora de los andenes, así como la ampliación del paso inferior, la renovación de las escaleras y la construcción de ascensores que mejorarán la accesibilidad. Asimismo, se completará el cerramiento del edificio de la estación y se ampliará la marquesina existente.

A su paso por la estación, se adaptará la vía 2 a ancho internacional con objeto de dotar a las circulaciones de alta velocidad de accesos a ambos andenes. Además, se ejecutará una vía apartadero adosada a la actual vía que comunica la capital palentina con Santander, que será empleada en el futuro como vía de estacionamiento y maniobras.

Las obras de la Línea de Alta Velocidad (LAV) Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León, que entrará en servicio en 2012, hacen necesaria, hasta que se lleven a cabo estas obras de integración en el núcleo urbano, la adecuación de la infraestructura ferroviaria para dar continuidad a las circulaciones a través de la capital palentina.

El objetivo es que Palencia y León se beneficien en 2012 de los servicios de alta velocidad, por lo que se ha previsto la transformación de una de las dos vías de ancho convencional existentes en Palencia en una vía de alta velocidad para que el AVE llegue a la ciudad el próximo año.

El ámbito geográfico de esta actuación provisional abarca desde la conexión sur de Palencia con el Nudo de Venta de Baños, hasta la conexión al norte con el tramo de alta velocidad Grijota-Becerril, perteneciente a la LAV Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León.

En la conexión sur está prevista la construcción de 500 m de plataforma ferroviaria que servirán para la ubicación de un nuevo cambiador de anchos con el objeto de permitir las circulaciones ferroviarias procedentes de Valladolid y con destino a Santander.

El tramo tiene una longitud total de 10,1 km y discurre íntegramente por los términos municipales de Villamuriel de Cerrato, Palencia y Grijota, todos ellos situados en la provincia palentina. La inversión en estas obras supera los 26 millones de euros.

La LAV Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León, que tiene una longitud de 162,7 km, está diseñada para la circulación de trenes a una velocidad máxima de 350 km/h, con doble vía en ancho internacional o UIC (1.435 mm), electrificación a 25 kV 50 Hz y sistema de control de tráfico ERTMS.

La nueva línea supondrá la prolongación de la red de alta velocidad del corredor Madrid-Segovia-Valladolid, permitiendo las conexiones hacia Asturias, Cantabria y País Vasco.

Asimismo, reducirá el tiempo de recorrido e incrementará la capacidad, regularidad y confort de las circulaciones ferroviarias, además de su seguridad, mediante la adopción de tecnologías punta en la regulación del tráfico y la ausencia de pasos a nivel a lo largo de todo el recorrido.

Las obras de plataforma del Corredor Norte-Noroeste de Alta Velocidad entre Palencia y León, con 122 km de longitud, están cofinanciadas por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) dentro del Programa Operativo de Castilla y León 2007-2013. El Banco Europeo de Inversiones (BEI) también participa en la financiación de líneas de alta velocidad en España.