Editor de InmoDiario.
Inmodiario

Madrid. La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, ha destacado la “excepcional contribución” de Carlos Ferrater, Premio Nacional de Arquitectura 2009, y de Fernando Ramón Moliner, Premio Nacional de Vivienda 2009, a la mejora de las ciudades y los hogares españoles.
 
Así lo ha transmitido durante la ceremonia de entrega de los premios, en la que ha anunciado que en fechas próximas se publicará la convocatoria de los correspondientes a 2010, que contará con tres categorías: Arquitectura, Urbanismo y Vivienda.

Corredor ha expresado el reconocimiento del Ministerio de Vivienda a la trayectoria profesional, plagada de premios nacionales e internacionales, de Carlos Ferrater, de quien ha dicho “se ha convertido en referencia indiscutible para varias generaciones de arquitectos, dentro y fuera de España”.

De Fernando Ramón Moliner ha destacado “su compromiso con el alojamiento de los ciudadanos desde un enfoque global y avanzado de la vivienda, centrado en la forma de acceso, la ideología urbanística, o las condiciones para aprovechar en las edificaciones las energías pasivas: la iluminación y ventilación naturales y el soleamiento”.

Durante la ceremonia, Beatriz Corredor ha asegurado que los arquitectos españoles “no sólo participan de forma competitiva en los grandes concursos internacionales” sino que son ya una referencia indiscutible en todos los foros donde se habla de construcción, de vivienda, de equipamientos y servicios, de territorio, en definitiva, de ciudad”.

En ese sentido ha expresado que “la sociedad necesita que los profesionales de la arquitectura pongan a su servicio su especial visión para repensar las ciudades del futuro. Su contribución es necesaria para la creación de unas nuevas condiciones de vida en la ciudad existente, y también para la planificación de cómo y cuánto debe crecer”.

“Un futuro más sostenible está en estrecha relación con un modelo urbano que prime la regeneración de la ciudad consolidada y la rehabilitación de viviendas, edificios y barrios, con hogares menos contaminantes y energéticamente más eficientes. Desde el Gobierno de España defendemos e impulsamos esta nueva forma de hacer ciudad, más intensiva y sostenible, y contamos con la arquitectura para ayudar a dar respuesta a estas cuestiones”, ha añadido.

El Ministerio publica un libro sobre la figura de Miguel Fisac

Durante el acto, la ministra también ha presentado el libro Miguel Fisac, Premio Nacional de Arquitectura 2002. Se trata del segundo volumen de una colección editada por el Ministerio de Vivienda con el fin de rendir homenaje a las grandes figuras de la arquitectura española y reconocer el valor de su legado. El primer volumen estuvo dedicado a José Antonio Corrales, y los siguientes tendrán como protagonistas a Antonio Fernández Alba, Matilde Ucelay, Santiago Calatrava y Oriol Bohigas.

Fisac, premiado en 2002 por la aportación de su obra en la incorporación de la arquitectura española a la modernidad del siglo XX, alcanzó casi todos los sectores de la actividad de un arquitecto: desde la privada residencial a la pública representativa, pasando por la religiosa, quizá la más conocida por las iglesias y conjuntos conventuales que proyectó. Se dedicó además a proyectar vivienda social con la misma intensidad con la que se entregó a obras de mayor relieve.

El libro que le dedica el Ministerio recoge una selección de sus obras y proyectos incluyendo, además de fotografías, planos y maquetas, unos concisos extractos de las memorias explicativas que el galardonado fue escribiendo durante toda su vida, queriendo ofrecer una sintética definición de lo que entendía que debía ser la respuesta a la arquitectura.

El resto de contenidos van desde el discurso de Fisac en el acto de entrega del premio y una breve autobiografía redactada por el arquitecto a imágenes de la finca familiar en Almagro y el primer poema de Reflexiones sobre mi muerte, libro que fue escribiendo a lo largo de su vida.

A través de estos contenidos se destila la imaginación de la que hizo gala en sus obras a la hora de utilizar medios materiales limitados, y su empeño en integrar sus edificios en el entorno, ya fuese rural o urbano. Entre sus obras se encuentra el edificio IBM en el Paseo de la Castellana de Madrid, el Instituto Ramón y Cajal de Microbiología, también en la capital; el Colegio Apostólico de Arcas Reales, en Valladolid; la parroquia de Santa Ana en Moratalaz; la iglesia de la Coronación de Vitoria; o el Instituto Laboral de Daimiel (su pueblo natal).

Fernando Ramón Moliner

Nacido en Murcia en 1929, hijo de María Moliner, es Doctor arquitecto titulado por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Ha sido miembro titulado del Royal Institute of British Architects, empleado como arquitecto en el Ayuntamiento de Hillingdon, Londres y profesor titular de Proyectos en la ETSA de Madrid.

Como director del Servicio de Estudios de la Dirección General para la Vivienda y Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo entre 1982 y 1986, promovió trabajos de investigación sobre la vivienda unifamiliar y el grado de confort y salubridad del alojamiento en España. Fruto de ello, es el libro La casa en España (1987), y la toma de datos con aparatos de precisión de la temperatura, humedad, ruido y renovación del aire en un centenar de viviendas de todo el territorio en verano e invierno, si bien, las conclusiones quedaron inéditas. Ha sido el principal difusor en España de la obra y pensamiento de arquitectos foráneos defensores del alojamiento adaptado a las necesidades cambiantes de los ciudadanos, como N.J. Habraken o John F.C. Turner.

Entre sus proyectos más significativos destacan la Casa/fabrica Pontviane en Salamanca, el Centro Cultural de Moratalaz, los siguientes edificios de Londres: Honeycroft Work Centre de Hillingdon, Greenway Sec. School de Uxbridge, y Whitehall Inf. School de Uxbridge; 164 viviendas en San José de Valderas, 11 viviendas en la Ventilla, en Madrid, y la remodelación de una manzana en forma de corrala con 57 viviendas en La Trinidad, Málaga.

Entre sus publicaciones más destacadas se hallan Miseria de la ideología urbanística, un análisis crítico del pensamiento urbanístico del siglo XX; Manuales críticos de diseño del alojamiento español: Iluminación natural, control de ruidos, confort térmico, ventilación, soleamiento… en la situación urbana; Arquitectura del dentro y del fuera; y Ropa, sudor y arquitecturas, en cuya introducción transmite su pretensión “como arquitecto, de hacer más llevadero el paso de mis semejantes por el planeta que compartimos”.


Carlos Ferrater

Nace en Barcelona en 1944. Doctor arquitecto y Catedrático de proyectos arquitectónicos de la U.P.C. y Director de la Cátedra Blanca de Barcelona. Académico electo de la Real Academia de Belles Arts de Sant Jordi. Investido Doctor Honoris causa por la Universidad de Trieste. En el año 2006 constituye con Xavier Martí,  Lucía Ferrater y Borja Ferrater la sociedad Office of Architecture in Barcelona. (OAB)

Desde el año 2000 ha recibido cuatro premios FAD, el Premio Ciudad de Barcelona en sus ediciones de 1999 y 2008, el premio internacional de arquitectura Brunel 2005, Dinamarca y el premio BigMat en 2009. Ha sido finalista del Premio Mies van der Rohe en dos ocasiones y recibido el Premio Ciudad de Madrid, el Premio Nacional de Arquitectura Española 2001 del CSCAE, el Dedalo Minosse 2006 en Vicenza, el premio Década 2006 y el premio Internacional Flyer 2007. Premio internacional del RIBA 2008 a su monografía de la editorial MP, entre otros. Ha recibido una mención de la X Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo en 2009. Ha sido invitado en el Pabellón Internacional y en el Pabellón Español de la Bienal de Venecia 2004, por el MOMA de Nueva York a la exposición On site: New Architecture in Spain y a exponer monográficamente su obra en el  Crown Hall, IIT de Chicago, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, en el Instituto Tecnológico de Israel, en el Colegio de Arquitectos de Cataluña, y en la Fundación del Colegio de Arquitectos de Madrid.

Es autor entre otras obras de las 3 manzanas en la Villa Olímpica de Barcelona, la Villa Olímpica del Valle Hebrón, el Hotel Rey Juan Carlos I, el Palacio de Congresos de Cataluña, el Auditorio de Castellón, el Instituto Científico y el Jardín Botánico de Barcelona, el Real Club de Golf El Prat, Edificios en el Paseo de Gracia,  la Estación Intermodal de Zaragoza, el edificio MediaPro en Barcelona, la torre Aquileia en Venecia, el Parque de las Ciencias en Granada y el Paseo Marítimo de la Playa de Poniente de Benidorm, distinguido con el primer premio de los VIII Premios Cerámica ASCER, y las sedes de GISA y FGC en Barcelona. En la actualidad realiza, entre otras obras, el Centro Cultural des Jacobins en Le Mans, la Casa AA en Sant Cugat, La Biblioteca de Vila-real, un edificio de oficinas en Barcelona, la ciudad de la Música en Sabadell, Bodegas en Toro, viviendas en Abandoibarra y el Hospital IMQ en Zorrozaure, en Bilbao, los edificios intermodal y multimodal en el Aeropuerto de Barcelona, el Aeropuerto de Murcia, la intervención paisajística en el yacimiento de Atapuerca en Burgos, la Torre World Trade Center de Cornellà, y un complejo de oficinas junto al río Sena en París.