Inmodiario

El alcalde de Bilbao, Ibon Areso, y el arquitecto Frank Ghery han colocado la primera piedra del puente que unirá la futura isla de Zorrotzaurre con el barrio bilbaíno de Deusto. El autor del Museo Guggenheim visita Bilbao después de recoger el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en Oviedo para visitar las obras del puente que llevará su nombre.

Tras el Aurresku de honor, Frank Gehry ha colocado la primera piedra dejando como testimonio un cilindro metálico con monedas en curso y un pen drive con los periódicos del día en formato digital. Después se ha descubierto una placa en la que se puede leer ‘Frank Gehry Zubia’ y se le ha hecho entrega al arquitecto de una placa conmemorativa.

La Villa de Bilbao ha sufrido numerosas inundaciones a lo largo de su historia asociada a desbordamientos del cauce en distintos puntos, fue en agosto de 1983 cuando se hizo evidente la necesidad de realizar actuaciones para reducir la inundabilidad de la ría.

Tras realizar numerosos estudios hidráulicos se llegó a la conclusión de que la apertura del canal de Deusto era imprescindible para resolver el problema del peligro de desbordamiento de la Ría a su paso por Bilbao. Tras muchos meses de trabajo conjunto entre distintas administraciones (Ayuntamiento de Bilbao, Gobierno Vasco Vivienda y
Gobierno Vasco Ura), las obras de apertura del canal de Deusto están a punto de comenzar.

La apertura del Canal de Deusto consiste básicamente en la construcción de dos alineaciones paralelas de muele de ribera, separadas 75 metros. De esta forma, el canal tendrá dos márgenes: el margen de ribera norte con una longitud de 533 metros y finalizará en su extremo oeste en una rampa de acceso al agua de embarcaciones de salvamento. Por su parte, el muelle de ribera sur tendrá una longitud de 369 metros.

La solución de puente propuesta para el acceso a la futura isla de Zorrotzaurre permitirá salvar los 75 m. de anchura del canal de Deusto con un esquema estructural innovador y que supondrá una reducida presencia visual sobre el tablero.

Las obras comenzaron el pasado mes de mayo con un presupuesto de 20,9 millones de euros. A día de hoy, se han colocado el 30% de los pilotes, sobre todo en los estribos del puente. Paralelamente, el Ayuntamiento de Bilbao está trabajando diferentes soluciones técnicas y gestionando su puesta en marcha para conseguir el traslado por mar el mayor número posible de metros cúbicos de tierras excavadas. El objetivo es evitar el máximo de camiones por la ciudad. 

La obra será una realidad en 2015 gracias al acuerdo suscrito por el Ayuntamiento de Billbao, el Gobierno Vasco, la Sociedad Pública Visesa, y la Comisión Gestora de Zorrozaurre, que agrupa a los propietarios de terrenos en esta zona.

De todas las inversiones que está realizando el Ayuntamiento de Bilbao durante este mandato, la apertura del Canal de Zorrozaurre es la más estratégica ya que supone un cambio fundamental para la villa. Y es que su objetivo fundamental es evitar el riesgo de inundabilidad de las zonas adyacentes a la Ría, especialmente los barrios de la Ribera de Deusto, Olabeaga y el trayecto de la Ría casi hasta el Casco Viejo.

El proyecto de regeneración urbanística de Zorrotzaurre convertirá una zona en declive industrial y social en un nuevo y activo barrio del Bilbao metropolitano, con usos residenciales, empresariales, sociales, culturales y de disfrute ciudadano.

Es por este motivo que el puente de acceso a la futura isla debe integrarse totalmente en la nueva trama de la isla y en la trama existente en Deusto, siendo concebido como una calle (especial) del nuevo espacio urbano y permitiendo el completo desarrollo futuro de la zona. Arenas Asociados han sido los encargados de elaborar el proyecto del puente que se está construyendo en los talleres de la empresa URSA.

El Puente de Zorrotzaurre unirá la futura isla con la Ribera de Deusto a la altura de la Calle Julio Urquijo y permitirá salvar los 75 metros de anchura del Canal de Deusto. Tendrá 26 metros de anchura y por él circularán tanto vehículos como peatones. En total contará con 4 carriles de circulación, 2 en cada sentido, y dos aceras. En el puente habrá además un bidegorri para facilitar el tránsito de las bicicletas.

La calzada estará separada del tránsito peatonal y el carril bici por unas vigas con mástiles de altura variable que servirán, además de elemento estructural principal del puente, de elemento de separación de tráficos aportando a su vez seguridad a peatones y ciclistas.

Por su parte, los extremos del puente tendrán como protección unas mamparas fibra de vidrio que aislarán del ruido y el viento a los peatones, y permitirán disfrutar de las vistas del Canal.

Durante todo el recorrido habrá bancos para que quienes quieran puedan sentarse a disfrutar de la Ría y descansar. Comenzaremos a ver esta nueva infraestructura en la segunda fase de la obra, alrededor del noveno mes, cuando comenzarán las obras para
la colocación del que será el decimocuarto puente de la ría de Bilbao.