Inmodiario

El Ayuntamiento de Barcelona ha iniciado la instalación de los módulos del primer edificio del programa de Alojamientos de proximidad Provisionales (CERCA) que se construye en la ciudad, concebido como prueba piloto del proyecto.

Los trabajos de colocación de estos módulos, construidos con elementos de contenedores marítimos, se realizarán en los próximos tres días en el solar de 186,43 m2 situado en la calle Nueva de San Francisco 8-10 (un solar que de hecho está destinado a vivienda pública).

El proceso de construcción de los APROP comenzó en una fábrica de la Selva del Camp, en el mes de marzo de este año. Este tipo de alojamiento se basa en un modelo "plug and play", llega terminado el solar con todas las instalaciones, por lo que a la obra sólo hay que conectar los módulos entre ellos.

Se parte de contenedores marítimos de 40 pies (es decir 12,2 por 2,5 por 2,9 metros) High-cube "last trip" (contenedores que ya han sido utilizados para el transporte marítimo y que se descartan después de un número de viajes), los cuales son reparados y repintados. Se sacan las puertas y se refuerzan estructuralmente para el nuevo uso como alojamientos.

Posteriormente se aísla el interior, se instalan las carpinterías y se construyen las divisiones interiores - paredes y puertas- en base a placas de yeso (pladur), se montan todas las instalaciones y el mobiliario fijo (cocina y baño) y se ponen los pavimentos. Este proceso dura entre 3 semanas y 1 mes y se hace en la fábrica. Una vez terminado se pueden transportar a la obra para el montaje.

Previamente a la colocación de los módulos, se han hecho algunos trabajos en el solar. Durante la semana del 19 al 23 de agosto se ha construido la estructura de la planta baja, a fin de permitir la creación de un espacio diáfano para el equipamiento comunitario.

A partir de ahora, desde hoy y hasta el 29 de agosto se instalarán los módulos de alojamiento, a razón de una planta por día (2 alojamientos de 1 dormitorio - de 30 m2- y 1 de dos dormitorios - de 60 m2).

Durante la semana del 2 al 6 de septiembre se instalarán el ascensor, las escaleras y las pasarelas de acceso, también prefabricadas, de manera que todos los grandes elementos ya estarán instalados antes del inicio del curso escolar , a fin de reducir las molestias al vecindario.

Posteriormente, entre el 6 de septiembre y el 25 de octubre, se construirá la nueva fachada ventilada y la cubierta de apoyo del huerto urbano. También se acondicionará la planta baja por el uso de equipamiento previsto, y se harán las pruebas de funcionamiento de los servicios y las instalaciones para la puesta en marcha del edificio.

El edificio cuenta con 12 alojamientos, de los cuales 4 son de dos dormitorios y 8 son de un dormitorio. En la planta baja se ha ubicado un espacio destinado a actividades comunitarias (un espacio que el Ayuntamiento ha ofrecido para que pueda acoger el CAP del Gótico), y en la cubierta está previsto plantar un huerto urbano.

El nuevo edificio cubrirá las medianeras preexistentes, y generará un patio interior y una nueva fachada urbana que permiten la ventilación cruzada en todos los alojamientos. Las pasarelas que darán acceso a los alojamientos funcionan como espacios de relación de la comunidad.

El presupuesto de este proyecto, que ejecuta la UTE CONSTECNIA 3 SL Eurocatalana, es de 940.000 euros.

A finales de octubre, los Servicios Sociales del Ayuntamiento iniciarán el proceso para adjudicar los alojamientos. Se hará por la vía de la asignación directa a familias del distrito de Ciutat Vella que se encuentran en situación de vulnerabilidad y que de hecho ya han sido valoradas positivamente por la Mesa de Emergencia y se encuentran en la actualidad alojadas en pensiones y otros dispositivos provisionales, a la espera de una vivienda.

El acceso de estas familias en estos alojamientos tendrá también un carácter provisional, dado que continuarán el proceso de espera de una vivienda social definitivo.

Con este nuevo recurso residencial, el Ayuntamiento de Barcelona podrá aligerar un poco el grave déficit de plazas para cubrir la emergencia en la vivienda que vive la ciudad.

Durante el mandato pasado, Barcelona reservó un total de tres solares para ubicar los primeros edificios de un proyecto piloto de alojamientos provisionales, la APROP. Están situados en el Gòtic Sud (Ciudad Vieja), en la Bordeta (Sants-Montjuïc) y el Parque y la Laguna del Poblenou.

En total, estos tres proyectos suman 94 alojamientos (23 de un dormitorio -todos ellos de 30 m2 y 71 de dos dormitorios - todos ellos de 60 m2) con capacidad para unas 250 personas.

Los otros dos proyectos se ubican en la calle Mossèn Amadeu Oller, 19-21, en el recinto de Can Batlló (40 alojamientos de los que 32 serán de 2 dormitorios y 8 de un dormitorio, con lavandería compartida) y en la calle de Bolivia, del barrio del Parque y la Laguna del Poblenou, 33-41, junto a las Glòries (42 alojamientos más, 35 de dos dormitorios y 7 de un dormitorio y también con lavandería compartida).

Los tres edificios incorporan equipamientos comunitarios en la planta baja que acogerán actividades abiertas al barrio, además de huertos urbanos o cubiertas verdes en la parte superior y las medidas de accesibilidad necesarias.

Si bien el Ayuntamiento de Barcelona inició el proceso de contratación pública de este proyecto piloto de manera conjunta, convocando una única licitación, en la que separó cada uno de los edificios por lotes, finalmente sólo se pudo formalizar la contratación de un de estos lotes, concretamente el más pequeño de todos, el de Ciutat Vella.

La empresa que presentó ofertas para los otros dos proyectos (el de Sants-Montjuïc y el Iris) se retiró después de la adjudicación. Al no existir ninguna otra oferta alternativa, estos otros dos proyectos quedaron sin adjudicatario.

No obstante, el Ayuntamiento de Barcelona tiene previsto proceder a una nueva convocatoria pública para licitar los otros dos proyectos de la prueba piloto, en cuanto sea aprobado un nuevo presupuesto municipal y se puedan habilitar las partidas presupuestarias necesarias para poder llevar adelante el proyecto, que en conjunto se había estimado que requeriría una inversión de casi 7 millones de euros.